Conferencia del Vaticano presenta una inquietante alineación de oradores

Imprimir

Padre Shenan J. Boquet
Presidente de Human Life International

  

“El hombre moderno escucha con más gusto a los testigos que a los maestros, y si escucha a los maestros es porque son testigos”.

─ Papa San Pablo VI, Evangelii Nuntiandi, n. 41

A lo largo de su pontificado, el Papa Francisco ha advertido repetidamente contra la tentación de convertir a la Iglesia en una organización más sin fines de lucro. La Iglesia, dijo en 2013, “No es una tienda, una agencia humanitaria o una ONG” [1].

ONG significa Organización No Gubernamental. El término designa una amplia variedad de agencias sin fines de lucro que abogan por diversas causas. En algunos casos, se asemejan a las organizaciones benéficas tradicionales, proporcionando cosas como comida y agua a las personas necesitadas. En otros casos, sin embargo, son organizaciones altamente burocráticas, que emplean a académicos, abogados y consultores, que se movilizan en nombre de alguna causa.

Las frecuentes críticas del Papa Francisco a la idea de la Iglesia como una ONG son acertadas. Demasiadas personas hoy en día sacan la dimensión espiritual de la misión de la Iglesia que es la salvación eterna, y en su lugar priorizan asuntos mundanos, como por ejemplo, una mal entendida “justicia social”. Incluso las enormes actividades caritativas de la Iglesia, como brindar atención médica y educación, no pueden eclipsar su misión evangélica: predicar la palabra de Jesucristo crucificado y resucitado.

Como dijo el Santo Padre en su primera homilía como Papa: “Podemos caminar tanto como queramos, podemos construir muchas cosas, pero si no profesamos a Jesucristo, las cosas van mal. Podemos convertirnos en una ONG caritativa, pero no en la Iglesia, la Esposa del Señor” [1].

Un Gabfest secularista en el Vaticano

No puedo dialogar sobre este punto con el Papa. Sin embargo, es precisamente porque estoy tan de acuerdo con él, que estoy tan perturbado por la forma en que el Vaticano se ha estado pareciendo cada vez más a una ONG durante los últimos años.

Es extraño e irónico para mí que un Papa que ha predicado tan ferviente y agudamente contra una Iglesia reducida a una ONG parezca estar promoviendo conferencias y otras actividades en el Vaticano que son casi completamente secularistas, en muchos casos indistinguibles de cualquier cosa que puedas encontrar dentro de los pasillos de las Naciones Unidas.

El último ejemplo de esta tendencia es realmente inquietante. Esta semana, el Vaticano acoge su Quinta Conferencia Internacional. La conferencia tratará el tema “Explorando la mente, el cuerpo y el alma”. Está subtitulada, “Una iniciativa mundial de atención a la salud”.

En un momento en que el mundo todavía está luchando bajo una pandemia global, y cuando tantos católicos están lidiando con la carga de la pérdida del acceso a los sacramentos, existe una necesidad urgente de que los pensadores católicos dialoguen sobre temas relacionados con la atención médica. ¿Cómo abordamos una emergencia sanitaria mundial desde una perspectiva católica? ¿Cómo ayudan los trabajadores de la salud que son católicos y los religiosos a brindar atención médica a los más necesitados? ¿Cómo equilibran los obispos y pastores las necesidades espirituales con la salud física de su rebaño? Estas son preguntas difíciles y urgentes.

Sin embargo, incluso un breve vistazo a la lista de oradores y asistentes a esta conferencia es suficiente para que cualquiera se quede rascándose la cabeza. Casi no hay clérigos católicos, obispos o expertos en teología incluidos en el programa. En cambio, hay una enorme lista de “quién es quién” de multimillonarios globalistas seculares, dueños de negocios, celebridades, académicos y expertos en salud. Muchas de estas figuras son extremadamente antivida y antifamilia: como Chelsea Clinton; la modelo pro-aborto Cindy Crawford; Marc Benioff, CEO de SalesForce, una de las corporaciones antifamilia más virulentas del planeta; y el gurú de la nueva era Deepak Chopra. Anthony Fauci y el director ejecutivo de Pfizer también se encuentran entre los muchos otros oradores secularistas.

Sí, es verdad, está previsto que hable el cardenal Parolin, así como el cardenal Ravasi. También hay un puñado de otros conferencistas católicos identificables. Pero constituyen una pequeña minoría. De hecho, si uno le diera un vistazo casual a la lista de oradores, probablemente no tendría idea de que la conferencia está siendo organizada por el Vaticano o tiene algo que ver con la religión.

Con la presencia católica tan abrumadoramente empequeñecida por la presencia secularista, es básicamente una garantía de que la conferencia será, en el mejor de los casos, una gigantesca charla secularista, pero con un ligero brillo católico. En cuyo caso, hay que preguntarse: ¿Cuál es el objetivo de esta conferencia? ¿Por qué el Vaticano ha invertido tanto esfuerzo en albergar una conferencia que cualquier ONG secularista del planeta podría haber organizado?

Un patrón perturbador

Una experta católica en salud, la Dra. Jennifer Roback Morse, presidenta del Instituto Ruth, ha dicho que la elección de los oradores del Vaticano para la conferencia es “profundamente vergonzosa” para la Iglesia [2].

“La Iglesia Católica es una institución mundial de más de mil millones de miembros. Entre todas esas personas para elegir, ¿el Pontificio Consejo para la Cultura del Vaticano no pudo encontrar a nadie mejor que esta lista de defensores del aborto?” dijo.

“Esta conferencia es una farsa”, agregó. “Hay demasiados defensores del aborto hablando en esta conferencia como para simplemente anular la invitación de algunos oradores católicos. El Instituto Ruth pide al Vaticano que cancele el evento. Planifique una conferencia nueva y fresca con científicos, filósofos y líderes religiosos destacados que estén comprometidos con los derechos humanos auténticos, incluidos los derechos de los más vulnerables entre nosotros”.

No podría estar más de acuerdo con la Dra. Morse.

Al proporcionar a estas personas un púlpito global desde el cual predicar su ideología, el Vaticano está exponiendo a millones de almas vulnerables (católicas y no católicas) que son débiles en el conocimiento de la enseñanza perenne de la Iglesia Católica, a puntos de vista secularistas sobre la fe, la religión, los derechos humanos, la dignidad, la santidad de la vida, el matrimonio, la salud y la ciencia. Además, debido a que es un programa patrocinado por el Vaticano, lo que se propone, en la mente de la mayoría de la gente, debe ser verdad, aceptado como Evangelio. Y como hemos visto con eventos pasados, probablemente habrá poca o ninguna refutación a lo que se está proponiendo, lo que sembrará confusión y escándalo. Desafortunadamente, sin embargo, como ya he señalado, esta conferencia es simplemente el último ejemplo de un patrón perturbador de eventos patrocinados por el Vaticano que han dado plataformas prominentes a algunos de los activistas antivida y antifamilia más virulentos del planeta.

En los últimos años, el activista a favor del control de la población Jeffrey Sachs ha aparecido repetidamente en conferencias organizadas por la Pontificia Academia para las Ciencias [3]. A menudo, estas conferencias pregonan con entusiasmo, sin las calificaciones necesarias, varios principios de los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas, algunos de los cuales los activistas proaborto interpretan de tal manera que incluyen el mal llamado “derecho” al aborto y a la anticoncepción. En otra conferencia, el exgobernador de California Jerry Brown, un político extremadamente antivida, habló sobre el cambio climático [4].

En un evento extraño, el propio Papa Francisco entregó un premio a George Clooney, Richard Gere y Salma Hayek en el Vaticano. Como informa LifeSite, el Papa otorgó el premio a los tres actores proaborto y antifamilia “en reconocimiento a su activismo respecto del cambio climático, la guerra y el terrorismo” [5]. Los tres actores también fueron designados como “embajadores” de “Scholas Occurrentes”, una organización benéfica centrada en la educación fundada por el Papa Francisco en 2013. Scholas Occurrentes en sí es una organización extrañamente secularista, que también ha sido sorprendida vendiendo preocupantes materiales “educativos” contra la familia [6].

Sin embargo, quizás el evento más perturbador de todos fue cuando el notorio promotor del control de la población, Paul Ehrlich, quien ha promovido la anticoncepción y la esterilización forzadas e incluso el aborto forzado, fue invitado a hablar en el Vaticano en 2017 [7]. Es difícil pensar en alguien que está vivo hoy en día que esté más opuesto a la enseñanza católica, y cuya influencia antivida ha sido más perniciosa, que Paul Ehrlich. El libro alarmista de Ehrlich de 1968, The Population Bomb (“La bomba de la población”, traducción libre), predijo una inminente y masiva escasez de alimentos y hambruna. Le dio un enorme impulso al movimiento del control de la población y ha sido utilizado para justificar todo tipo de medidas del control de la población inhumanas y coercitivas en todo el mundo.

Las exigencias del discipulado y la crisis en la Iglesia

¿Cómo es que miles de millones de personas a lo largo de la historia han adorado y continúan adorando a un Dios que es invisible? “Simplemente creer en la existencia de Dios no es exactamente lo que yo llamaría un compromiso”, dijo la Madre Angélica, reflexionando sobre esta cuestión. “Después de todo, incluso el diablo cree que Dios existe (ver Santiago 2:19). Creer tiene que cambiar la forma en que vivimos”. (Madre Angélica, Respuestas, No Promesas).

Antes de que Cristo dejara a sus discípulos y ascendiera al cielo, les instruyó: “Vayan y hagan discípulos de todas las naciones” (Mateo 28:19). Ésta es la misión de salvación que es el objetivo central de la Iglesia. Los primeros apóstoles y discípulos requirieron una tremenda y extraordinaria cantidad de energía para convertir a la gente de su tiempo, que comenzó con su propia conversión y vida en Cristo. Exigía fe, testimonio heroico y el derramamiento de sangre para abrir los ojos de los ciegos y los oídos de los sordos. Los discípulos entendieron profundamente que estaban “en” el mundo, pero que no eran del mundo (ver Juan 17:15-16).

Aceptamos y esperamos dificultades al seguir a Jesús; después de todo, el Maestro nos dijo:

He aquí que os envío como ovejas en medio de lobos; sean, pues, astutos como serpientes y sencillos como palomas. Pero cuidado con la gente, porque los entregarán a los tribunales y los azotarán en sus sinagogas, y serán conducidos ante gobernadores y reyes por mi causa como testigos ante ellos y los paganos. Cuando los entreguen, no se preocupen por lo que han de hablar o decir. En ese momento se les dará lo que van a decir. Porque no serán ustedes los que hablarán, sino el Espíritu de su Padre es el que hablará a través de ustedes. El hermano entregará a la muerte al hermano, y el padre a su hijo; los hijos se levantarán contra los padres y los matarán. Todos os odiarán por causa de mi nombre, pero el que persevere hasta el fin, se salvará (Mateo 10:16-22).

Lamentablemente, ver a tantas figuras prominentes en el Vaticano remodelando la Iglesia a una imagen mundana, otorgando una plataforma a los falsos profetas para difundir sus ideologías seculares, ¡es desconcertante y causa una gran preocupación! No hay nada positivo que ganar al invitar a prominentes personajes antivida y antifamilia al Vaticano. Estos individuos, simplemente por observar su comportamiento en público o escuchar lo que han hablado en foros públicos o en sus publicaciones no tienen un deseo perceptible de promover a Cristo o defender la enseñanza de Su Iglesia; en cambio, trabajan incansablemente para socavar a Cristo y la misión de la Iglesia. Son “profetas” falsos. Además, ¿dónde está la corrección fraterna? No les hacemos ningún servicio a ellos, ni a nosotros mismos, elevando su propaganda e ideología al nivel de la verdad sobre la dignidad humana y el llamado de la persona humana a la vida eterna.

San Pablo recuerda a los pastores y líderes de la Iglesia que “estén atentos y cuiden de toda la congregación, en la cual el Espíritu Santo los ha puesto como pastores para que cuiden de la Iglesia de Dios” (Hechos 20:28).

La conferencia que tiene lugar esta semana es una prueba más de que nos enfrentamos a una gran crisis en la Iglesia. Debemos ayunar y orar por nuestro Santo Padre y todos los obispos, para que renueven su compromiso con la misión evangélica de la Iglesia y eviten la interpretación humanista y secularista de la Iglesia, que reduce Su misión a una misión mundana.

Vida Humana Internacional agradece a José Antonio Zunino la traducción de este artículo.

Publicado originalmente en inglés el 3 de mayo de 2021 en: Vaticana Conferencie Presenta Disturban Línea of Speaker | Human Life International (hli.org).



Notas:

[1]. Ver Pope Francis: Catholic aid agencies that don’t ‘bring Jesus and his Gospel’ are ‘dead’ | News | LifeSite (lifesitenews.com).

[2]. Ver Vatican Health Care Conference an “Embarrassment to the Faith” (ruthinstitute.org).

[3]. Ver Vatican hosts youth conference with pro-abortion UN activists | News | LifeSite (lifesitenews.com).

[4]. Ver At Vatican conference, California governor says ‘brainwashing’ needed on climate change | News | LifeSite (lifesitenews.com).

[5]. Pope Francis’ award to Hollywood pro-abortion, anti-marriage advocates endangers the family | Blogs | LifeSite (lifesitenews.com).

[6]. Ver This pontifical foundation is bringing LGBT ideology to children around the world | News | LifeSite (lifesitenews.com).

[7]. Ver Paul Ehrlich at the Vatican - C-FamPopulation-Control Advocates’ Vatican Appearance Draws Criticism| National Catholic Register (ncregister.com).