Redessvida.org

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Inicio Publicaciones Columna HLI
Columna Semanal HLI

Porqué el suicidio no es la respuesta.

Imprimir PDF

Por el Padre Shenan J. Boquet – presidente de Vida Humana Internacional.

Publicado el 17 de junio del 2024.

“Cada uno es responsable de su vida ante Dios que se la ha dado. Es Dios quien sigue siendo el Maestro soberano de la vida. Estamos obligados a aceptar la vida con gratitud y preservarla para su honor y la salvación de nuestras almas. Somos mayordomos, no dueños, de la vida que Dios nos ha confiado. No nos corresponde a nosotros disponer de ella”.
-  Catecismo de la Iglesia Católica, Nro. 2280

Muchas naciones desarrolladas ya han legalizado, o están considerando, el suicidio asistido y la eutanasia. En algunos países, como Bélgica, Países Bajos y Canadá, los casos de suicidio asistido o eutanasia se han vuelto tan numerosos que el suicidio se ha normalizado efectivamente como método de muerte. Muchas historias recientes, por ejemplo, sugieren que muchos médicos ofrecen casualmente el suicidio como “tratamiento” a los pacientes.

Ante esta rápida normalización del suicidio, cabe recordar que hasta hace muy poco, la Iglesia católica prohibía a las personas que se suicidaban ritos funerarios e incluso entierro en un cementerio de la Iglesia. Sin embargo, se tuvo en cuenta el estado mental de la persona en ese momento.

Eso empezó a cambiar en los años 1980. Desde entonces, la Iglesia ha modificado su enfoque pastoral ante el suicidio. El derecho canónico ya no menciona específicamente el suicidio como impedimento para los ritos funerarios o el entierro en un cementerio de la Iglesia. Excepto en los casos mencionados en el canon 1184 §1, los sacerdotes pueden ofrecer ritos funerarios a quienes se suicidaron, y se han levantado las prohibiciones de entierro en los cementerios católicos. Hay muchas razones para el cambio en el enfoque pastoral. Uno es nuestra comprensión cada vez más detallada de las enfermedades mentales y su conexión con factores biológicos que pueden estar fuera del control del individuo. Además, existe un reconocimiento cada vez mayor de que el sufrimiento extremo, tanto mental como físico, puede nublar gravemente el juicio.

 

Dando la vuelta al mes del orgullo: mes de la fidelidad.

Imprimir PDF

Por el Padre Shenan J. Boquet – presidente de Vida Humana Internacional.

Publicado el 10 de junio del 2024.

  

“Sólo en el misterio de la Redención de Cristo descubrimos las posibilidades concretas del hombre. Sería un error muy grave concluir, que la enseñanza de la Iglesia es esencialmente sólo un “ideal” ¡Cristo nos ha redimido! Esto quiere decir que nos ha dado la posibilidad de realizar toda la verdad de nuestro ser; Él ha liberado nuestra libertad del dominio de la concupiscencia”.

― Papa San Juan Pablo II, Veritatis Splendor, No. 103

Es junio. Desafortunadamente, eso significa que muchos de nuestros espacios públicos, lugares de trabajo y escuelas ahora están siendo invadidos por banderas arcoíris, propaganda del “Orgullo” y demostraciones a menudo grotescas de sexualidad pública. A veces es difícil entender cómo llegamos hasta aquí como cultura. Ningún período de la historia ha sido perfecto. Cristianas o no, la mayoría de las culturas durante milenios entendieron que había ciertos valores fundamentales que eran de incuestionable importancia, y que había ciertos comportamientos que eran inaceptables. Por ejemplo, todas las culturas entendían que los matrimonios individuales podían ser difíciles. Pero también entendieron que el matrimonio en sí, como institución, es uno de los mayores bienes y que cualquier sociedad sana depende de él. Después de todo, ¿dónde estaríamos si no tuviéramos familias fuertes y estables, en las que los niños pudieran ser educados para convertirse en ciudadanos responsables y trabajadores? ¿Dónde estaríamos si hombres y mujeres no comprendieran que uno de los mejores usos de su vida sería unirse, indisolublemente, a otra persona en una unión exclusiva que los capacitara en la difícil tarea de aprender a amar, ¿Y eso a su vez engendró a la siguiente generación de niños?

O tomemos la cuestión de cómo abordarían los adultos el tema de la sexualidad con los niños. Si bien puede haber algunos debates legítimos sobre cuándo y en qué medida se podría pedir a las escuelas que ayuden a los padres (con su permiso) a educar a sus hijos sobre ciertos aspectos de la sexualidad, todos entendieron algunos principios básicos. Como mínimo, la cuestión es delicada: los padres deben tener la última palabra y a los niños sólo se les debe enseñar lo que necesitan para vivir una vida sana. Ahora, sin embargo, vivimos en una cultura donde un número asombroso de personas piensa que es normal que extraños entren a las aulas y presenten a los niños, en detalle gráfico, diversos comportamientos sexuales de los que incluso muchos adultos nunca habrían oído hablar hasta recientemente. “Drag Time Story Hour” se trata como un ícono cultural. Los padres llevan voluntariamente a sus hijos a los desfiles del “Orgullo”, en los que participantes desnudos o semidesnudos retozan, celebrando abiertamente una idea puramente hedonista de la sexualidad sin el más mínimo guiño a la importancia del autocontrol, la responsabilidad o la procreación. Recientemente, el Dr. Jordan Peterson hizo algunos comentarios reveladores, poniendo de relieve lo absurdo del mes del “Orgullo”.

 

El papel de la familia y los derechos de los padres.

Imprimir PDF

Por el Padre Shenan J. Boquet – presidente de Vida Humana Internacional.

Publicado el 3 de junio del 2024.


 “La familia, sociedad natural, existe antes que el Estado o cualquier otra comunidad, y posee derechos inherentes que son inalienables”. - Carta de los Derechos de la Familia.

Alguna vez las sociedades respetaron casi universalmente a la familia y los derechos de los padres a criar y educar a sus hijos, reconociendo el papel único de la familia como unidad esencial y “célula vital de la sociedad” (Familiaris Consortio, 42). Sostuvieron que los padres tienen una responsabilidad insustituible y son los más capacitados para enseñar y transmitir valores culturales, sociales, espirituales, morales y religiosos que no sólo son esenciales para el bien de la familia misma, sino también para el bien de la sociedad.

La Iglesia considera a la familia como la primera sociedad natural con derechos inherentes que le son propios. Enseña que la familia “no existe para la sociedad ni para el Estado, sino que la sociedad y el Estado existen para la familia” (Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia Católica, Nro. 214). Además, sitúa a la familia en el centro de la vida social, advirtiendo que excluir a la familia de la posición que le corresponde en la sociedad sería causar un daño grave a la sociedad.

Sin embargo, a pesar de estas advertencias sobre el papel central de la familia en el auténtico bienestar y crecimiento de la sociedad, la familia ha sido objeto de un creciente escrutinio y ataque en todo el mundo, especialmente en las llamadas naciones desarrolladas que han rechazado los principios judeocristianos. Habiendo optado en cambio por abrazar “valores” seculares, muchos en la sociedad y los gobiernos occidentales ven a la familia, piedra angular y fundamento de la sociedad, como una amenaza a su visión. Ven a la familia como una de las dos instituciones que frustran sus planes, la otra es la Iglesia.

Con consecuencias nefastas, estos “nuevos visionarios” están teniendo un enorme impacto en la forma en que la gente ve el matrimonio y la familia y exigen cada vez más cómo los padres deben criar a sus hijos. Y saben que la mejor manera de socavar el impacto de la familia es romper los vínculos familiares, especialmente los vínculos entre Dios y la familia y los vínculos entre padres e hijos.

  Nuestros programas de liderazgo empoderan a los líderes locales para proteger a los niños. ¡Gracias a nuestros donantes por brindarles a personas como la hermana Adeline las habilidades para defender la vida y la familia!

 

Transhumanismo: ¿se volverán las máquinas humanas “divinas”?

Imprimir PDF

Por el Padre Shenan J. Boquet – presidente de Vida Humana Internacional

Publicado el 28 de mayo del 2024

 

Noland Arbaugh quedó paralizado del cuello para abajo cuando tenía poco más de veinte años después de un accidente de buceo. Ahora tiene veintinueve años y es tetrapléjico. Sin embargo, recientemente se hicieron virales varios vídeos de él jugando videojuegos. La razón del interés generalizado en los videojuegos de Arbaugh no es su destreza con los juegos. Lo sorprendente de los videos es que no controla los videojuegos con las manos o los pies. Ni siquiera está usando el extremadamente lento y laborioso dispositivo controlado por la respiración que había usado anteriormente para controlar su computadora. En cambio, navega por los videojuegos utilizando exclusivamente sus pensamientos.

Resulta que Arbaugh es el primer sujeto humano al que se le ha equipado el dispositivo Neuralink, un dispositivo que se encuentra en un pequeño agujero perforado en su cráneo, que puede recibir y traducir señales cerebrales a través de pequeñas fibras insertadas directamente en su cerebro. Con sólo pensar en lo que quiere hacer, Arbaugh puede controlar su ordenador en tiempo real y con tanta facilidad que incluso puede jugar a juegos de gran complejidad mientras habla con otras personas. Neuralink fue fundada y es propiedad del multimillonario Elon Musk. La declaración de misión de la empresa explica que su objetivo es "crear una interfaz cerebral generalizada para restaurar la autonomía de quienes tienen necesidades médicas no cubiertas hoy y desbloquear el potencial humano mañana".

Arbaugh es una historia de éxito sorprendente en relación con la primera parte de esa declaración de misión. Su vida dio un vuelco tras el accidente que le quitó la movilidad. Neuralink le ha dado una nueva oportunidad de vida, permitiéndole hacer cosas como jugar juegos de computadora, escribir correos electrónicos y potencialmente incluso ganarse la vida. Este es un ejemplo sorprendente de tecnologías innovadoras que satisfacen necesidades médicas legítimas; respetar la dignidad humana y al mismo tiempo restaurar éticamente una función perdida. Se trata de un buen avance que la Iglesia Católica puede apoyar. En última instancia, Neuralink espera que, a través de sus implantes cerebrales, incluso puedan curar por completo la parálisis de algunos pacientes. Si logran este objetivo, sería uno de los mayores avances médicos de la historia.

 

Los niños son un regalo y signo de esperanza, no una carga.

Imprimir PDF

Por el Padre Shenan J. Boquet – presidente de Vida Humana Internacional

Publicado el 20 de mayo del 2024

 

Hace unos días, el Wall Street Journal publicó un largo artículo con el titular: “De repente no hay suficientes bebés. El mundo entero está alarmado”.

El artículo es sólo una prueba más del cambio masivo en el discurso público que he notado en varias columnas recientes, es decir, que después de décadas de alarmismo sobre la sobrepoblación, muchos expertos están repentinamente despertando a la realidad de que el problema demográfico más apremiante que enfrentará el mundo no es superpoblación, sino una tasa de natalidad catastróficamente baja. Este fue también el tema de un discurso ampliamente difundido por el Papa Francisco hace una semana y media. El Santo Padre se dirigió a la cuarta reunión de los miembros de la OEA sobre la natalidad.

 

La vida humana es un regalo, no un problema.

En su discurso, el Papa Francisco lamentó la dramática caída de las tasas de natalidad en el mundo desarrollado e instó a sus oyentes a tomar medidas concretas para crear políticas y una cultura donde la vida humana sea bienvenida y valorada. Abrió sus comentarios señalando que, en la historia reciente, muchos teóricos han argumentado que hay demasiados humanos y que la superpoblación causaría “desequilibrios económicos, falta de recursos y contaminación”.

El Santo Padre descartó estas teorías no sólo por considerarlas “anticuadas”, sino también por considerarlas fundamentalmente erróneas, particularmente en la forma en que tratan a los seres humanos como “problemas”. “La vida humana no es un problema, es un regalo”, afirmó enfáticamente.

En última instancia, añadió, problemas como los desequilibrios económicos y la contaminación no son un problema de demasiada gente, sino más bien “las elecciones de quienes sólo piensan en sí mismos, el delirio de un materialismo desenfrenado, ciego y rampante, de un consumismo que, como un virus maligno, socava la existencia de las personas y de la sociedad desde la raíz”.

 

La gran dignidad de la maternidad otorgada por Dios.

Imprimir PDF

Por el Padre Shenan J. Boquet – presidente de Vida Humana Internacional.

Publicado el 13 de mayo del 2024.

 “La ternura paternal de Dios también puede expresarse mediante la imagen de la maternidad (Isaías 66:13; Salmo 131:2), que enfatiza la inmanencia de Dios, la intimidad entre el Creador y la criatura. El lenguaje de la fe se basa así en la experiencia humana de los padres”.  -  Catecismo de la Iglesia Católica, Nro. 239

Los cristianos suelen hablar de Dios como nuestro "Padre". Esto es por una buena razón. Cristo mismo habló en sus oraciones al "Padre". Cuando sus apóstoles le pidieron que les enseñara a orar, Él les enseñó una oración que ahora conocemos como el Padre Nuestro.

Y, sin embargo, en su carta apostólica sobre la “dignidad de la mujer”, Mulieris Dignitatem, el Papa San Juan Pablo II dice, “en muchos pasajes de las Escrituras el amor de Dios se presenta como el amor masculino del esposo y padre (Oseas 11,1-4; Jeremías 3,4-19), pero también a veces como amor femenino de madre” (Nro. 8). destaca varios pasajes de las Escrituras que hablan de Dios como evidencia de las cualidades de una madre.

El profeta Isaías, por ejemplo, escribió: “Pero Sión dijo: El Señor me ha abandonado, mi Señor me ha olvidado. ¿Puede una mujer olvidarse de su niño de pecho, para no tener compasión del hijo de su vientre? Incluso éstos podrán olvidar, pero yo no me olvidaré de vosotros” (49:14-15).

En otra parte, Isaías escribe este evocador pasaje: “Como aquel a quien consuela su madre, así yo os consolaré a vosotros; seréis consolados en Jerusalén” (Isaías 66, 13). El salmista usa prácticamente la misma analogía y escribe: “Como un niño tranquilo al pecho de su madre; como un niño que se aquieta es mi alma. Oh, Israel, espera en el Señor” (Salmos 131,2-3).

 

¿La violencia sexual está impulsada por la pornografía?

Imprimir PDF

Por el Padre Shenan J. Boquet – presidente de Vida Humana Internacional

Publicado el 6 de mayo del 2024

Advertencia: esta columna incluye algunas descripciones de naturaleza madura e inquietante. Se recomienda discreción del lector.

 

Recientemente, una mujer llamada Kitty publicó un libro sobre un año durante el cual decidió experimentar con el sexo casual. Su propósito declarado era deshacerse de la profunda aversión que había sentido hacia el sexo desde que fue agredida por un niño cuando solo tenía diez años.

“No más culpa. No más autodesprecio. No más autolimitación. Me sentí liberada y sin miedo”. Esos fueron sus pensamientos mientras se embarcaba en un año en el que tendría relaciones físicas casuales con diez hombres diferentes.

Como era de esperar, no salió como ella esperaba. Lo que comenzó como un gesto simbólico para expresar su libertad del trauma de ese primer encuentro, rápidamente se convirtió en una pesadilla que la dejó aún más profundamente herida que antes. Como tantos jóvenes, Kitty había creído la mentira de que el sexo es, o puede ser, un “pasatiempo” puramente inofensivo, al que se puede disfrutar libremente, sin consecuencias graves. Sin embargo, rápidamente descubrió lo que tantas jóvenes ingenuas descubren cuando ponen en práctica las mentiras de la revolución sexual: tener sexo casual es exponerse a ser herida emocionalmente y abusada físicamente por hombres sin escrúpulos.

Al final del año, Kitty había sido violada varias veces. También había sido sometida repetidamente a violencia sexual, de un tipo que se ha vuelto sorprendentemente común. En una ocasión, mientras Kitty se despedía de un hombre que le parecía simpático, de repente se encontró con sus manos alrededor de su garganta, asfixiándola. Otra de sus parejas ocasionales también la estranguló durante uno de sus encuentros, también sin previo aviso ni permiso.

 

La disminución de la población destruye el futuro de la civilización.

Imprimir PDF

Por el Padre Shenan J. Boquet – presidente de Vida Humana Internacional.

Publicado el 29 de abril del 2024.



La película de 2006 Hijos de los Hombres (Children of Men), basada en una novela del mismo nombre, imagina un mundo en el que toda la raza humana ha sufrido infertilidad durante más de dos décadas. El resultado es una civilización totalmente desprovista de bebés y niños, y en la que el ser humano más joven tiene más de veinte años. El estado de ánimo general de la raza humana, ante la perspectiva de extinción, es de inutilidad y desesperación. El resultado es que el mundo está desgarrado por la guerra y la violencia. Sin embargo, en medio de esta oscuridad surge un milagro: una mujer embarazada, la única mujer embarazada conocida en el mundo. De repente, hay una luz. Hay esperanza. Hay algo por lo que vale la pena vivir, algo por lo que vale la pena luchar.

Si bien la película es una fantasía distópica, a través de la exageración llama nuestra atención sobre el milagro, a menudo poco apreciado, de la llegada de una nueva vida humana, y el impacto que este evento tiene no sólo en la mujer que espera el hijo, sino en todos los que la rodean y en la sociedad en conjunto. Es instructivo observar a una nueva madre mientras carga a su bebé recién nacido. Si el bebé está en un cochecito en la calle, incluso completos extraños se detendrán y tomarán el dedo meñique del bebé en sus manos, le sonreirán y hablarán como un bebé. Es probable que una nueva madre caminando por el pasillo de la iglesia capte la atención embelesada de la mitad de la congregación, algunos de los cuales saludarán en voz baja al bebé, tratando de obtener una reacción.

Las personas mayores a veces sienten que se han vuelto diez años más jóvenes cuando se enteran por primera vez de que van a convertirse en abuelos. De repente, no es sólo el declive de la vejez lo que tienen que esperar, sino más bien el amor que pueden derramar sobre un nieto y una especie de revivir sus propios años de juventud y paternidad (¡pero sin toda la responsabilidad!).

Esa es la alegría que puede traer un bebé. Y esa es, al parecer, la alegría a la que toda nuestra civilización ha dado la espalda.

 

La eutanasia legal socava la atención médica auténtica.

Imprimir PDF

Por el Padre Shenan J. Boquet – presidente de Vida Humana Internacional

Publicado el 22 de abril del 2024

“Desde el principio, la Iglesia ha sabido acompañar a los moribundos. ¿Cuántos sacerdotes y religiosos y religiosas han pasado horas con personas que estaban al final de su vida? Al final de su viaje terrenal, los hombres no necesitan una jeringa fría y mortífera. Necesitan una mano compasiva y amorosa”.

Cardenal Robert Sarah, y su libro “Se hace tarde y anochece”.

Hace unos días, la ministra francesa de Trabajo, Salud y Solidaridad, Catherine Vautrin, presentó en el Parlamento francés un proyecto de ley que legalizaría el suicidio asistido. El proyecto de ley cuenta con el apoyo del presidente francés, Emmanuel Macron. Naturalmente, el gobierno francés presentó el proyecto de ley como motivado por la “compasión” y que sólo permitía el suicidio asistido bajo condiciones “estrictas”. Según la legislación, los pacientes podrían obtener una receta para píldoras letales, si los médicos certifican que padecen una enfermedad incurable.

Según el gobierno, el proyecto de ley es “una respuesta ética a la necesidad de apoyar a los enfermos y a los que sufren. Un proyecto solidario basado en la idea de crear un espacio que no sea ni un nuevo derecho ni una libertad, sino un espacio que sea un equilibrio entre el respeto y la autonomía personal”.

 

La dignidad infinita defiende la dignidad humana intrínseca.

Imprimir PDF

Por el Padre Shenan J. Boquet – presidente de Vida Humana Internacional.

Publicado el 15 de abril del 2024.

 

Cualquiera que se haya tomado el tiempo de leer algo de la gran literatura de la época pagana se sorprenderá rápidamente con algo: si bien muchos de los autores paganos antiguos parecen tener un fuerte sentido de propósito moral, sin embargo, a la vida humana a menudo se la trata de manera sorprendentemente ligera.

Mientras uno lee La Ilíada y la Odisea, por ejemplo, los cadáveres se amontonan. Uno de los epítetos utilizados por Homero para el personaje de Odiseo es el de "asaltante de ciudades", es decir, un hombre famoso por su capacidad para asaltar una ciudad y robar los bienes de los residentes, mientras mataba a los hombres y esclavizaba a las mujeres y a los niños. De hecho, en un momento del texto, Odiseo se jacta abiertamente de haber hecho precisamente esto.

La venida de Cristo y la expansión del cristianismo claramente no extinguieron la tendencia humana hacia la barbarie y la violencia. Incluso la cristiandad se vio a menudo dividida por guerras brutales. Y, sin embargo, una de las fuerzas más poderosas que atrajo a los primeros conversos al cristianismo fue la forma radicalmente diferente en que los primeros cristianos se trataban no sólo entre sí, sino también con los extraños, incluidos (de hecho, especialmente) los débiles y vulnerables.

Aquellas personas que la sociedad pagana consideraba más inútiles y prescindibles fueron precisamente aquellas sobre las que los primeros cristianos derramaron expresamente sus atenciones. Desde el principio los cristianos no sólo gastaron inmensos recursos en rescatar y cuidar a los niños abandonados, sino también a los enfermos, los moribundos y los esclavizados o encarcelados.

Lo hicieron basándose en una convicción inquebrantable de que cada ser humano posee una inmensa “dignidad humana”, una dignidad que tenían simplemente en virtud de ser un ser humano hecho a imagen y semejanza de Dios (Génesis 1:26-27, Catecismo, Nros. 356 y 1702). Además, esta dignidad era algo que nadie podía quitarles y que nadie podía perder, independientemente de lo que hubieran hecho o de cualquier otra característica que pudieran tener.

 

El incesto accidental expone los peligros de la industria de la fertilidad.

Imprimir PDF

Por el Padre Shenan J. Boquet – presidente de Vida Humana Internacional

Publicado el 8 de abril del 2024

 Un hijo no es algo que se le debe a nadie, sino un regalo. El “don supremo del matrimonio” es la persona humana. Un niño no puede ser considerado una propiedad, idea a la que conduciría un supuesto “derecho a un niño”. En este ámbito, sólo el niño posee derechos genuinos: el derecho “a ser fruto del acto específico del amor conyugal de sus padres” y “el derecho a ser respetado como persona desde el momento de su concepción”.

— Catecismo de la Iglesia Católica, Nro. 2378

Durante décadas, los activistas provida han advertido que las tecnologías de reproducción artificial son una pesadilla ética y producirán una serie de resultados pragmáticos negativos. Muchas de estas críticas tienen que ver con la forma en que estas tecnologías mercantilizan (y, en última instancia, destruyen) la vida humana. Bajo la lógica interna de la reproducción artificial, el niño ya no es visto como un regalo, sino como un producto que se puede comprar. Y si ese producto no cumple con los estándares deseados, o se considera “superfluo”, entonces puede ser destruido (como lo han sido muchos millones de niños concebidos mediante fertilización in vitro).

Sin embargo, existe una preocupación particular que está recibiendo un mayor escrutinio últimamente: debido a que algunos donantes de esperma son padres biológicos de docenas, o incluso cientos, de niños, es concebible que estos niños se conozcan sin saber que son hermanos. Y si se involucraran románticamente, entonces el resultado sería un incesto accidental.

Hasta hace poco, ésta era una preocupación puramente teórica (aunque urgente). Pero la reciente decisión de una mujer llamada Victoria Hill de hacer pública su historia ha puesto de relieve no sólo el hecho de que ha ocurrido un incesto accidental, sino que es muy probable que suceda muchas más veces (y probablemente ya haya sucedido).

 


Pág. 1 de 28

MENSAJE DE PADRE SHENAN BOQUET

Formación Provida Campus Virtual

Importancia de la capacitación provida



VER CURSOS PROVIDA