Redessvida.org

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Inicio Publicaciones Columna HLI Las almas fuera de las cámaras en China

Las almas fuera de las cámaras en China

Imprimir PDF

Por el Padre Shenan J. Boquet – Presidente de Vida Humana Internacional.

Publicado el 07 de Febrero del 2022.

 

A medida que comienzan los Juegos Olímpicos de invierno en Beijing, los activistas de derechos humanos intentan generar conciencia sobre los continuos abusos contra los derechos humanos que se cometen a gran escala en la nación comunista. Entre las tragedias que se desarrollan actualmente en China se encuentran lo que muchos expertos han calificado como un genocidio perpetrado contra la población musulmana Uigur, la represión y el control de las iglesias cristianas, la creciente represión de la libertad en Hong Kong, un aumento masivo de la vigilancia estatal de los ciudadanos en servicio de un sistema distópico de “crédito social” y las medidas de control de población brutales y de larga data, incluidos abortos forzados y esterilizaciones.

 

Abortos Forzados y Esterilizaciones

Durante décadas, las parejas chinas han sido objeto de horribles violaciones de su dignidad humana, ya que el estado ha dictado cuántos hijos se les permita tener. Quienes desacatan la ley son sancionados con multas abrumadoras y, en el peor de los casos, con abortos forzados y esterilizaciones. En algunos casos, las horribles consecuencias de estos abortos forzados han sido capturadas en fotos o videos. En una foto desgarradora que circuló hace varios años, una madre china yace en una cama, mientras que a su lado está el niño concebido muerto que acaba de ser arrancado de su matriz.

En aquellos casos en los que una mujer logra dar a luz a un niño adicional “ilegal”, el niño no es reconocido por el estado y, por lo tanto, no puede obtener los privilegios básicos de la ciudadanía, como el acceso a la educación o la atención médica. Mientras tanto, décadas de la política del hijo único, combinadas con una preferencia cultural por los niños, también ha llevado a un enorme desequilibrio de género, que los sociólogos temen que fomente el malestar y actualmente está alimentando el tráfico sexual, ya que muchos hombres chinos no pueden encontrar una cónyuge. Este desequilibrio de género fue creado por la práctica a gran escala del aborto selectivo por sexo, con innumerables millones de niñas no nacidas abortadas simplemente por ser del género “equivocado”.

En los últimos años, China ha comenzado a relajar algunas de estas medidas de control de población. Esto ocurre cuando el país se enfrenta a una implosión demográfica inminente. Según un informe reciente, la tasa de natalidad del país ha caído al nivel más bajo desde 1949, con solo 1,3 niños nacidos por cada mujer, muy por debajo de los 2,1 necesarios para reemplazar a la población.

En 2016, China anunció que permitiría a las parejas tener dos hijos. Y luego, el año pasado, anunciaron que ampliarían esto a tres niños. A medida que el temor de una población cada vez más pequeña es cada más latente, el Partido Comunista incluso está comenzando a incentivar tener más hijos y, según un informe, a tomar medidas enérgicas contra las vasectomías no aprobadas. Pero si bien esta es una buena noticia para aquellas parejas que desean tener más de un hijo, el hecho es que China ejerce un poder dictatorial sobre uno de los aspectos más privados y sagrados de la vida humana. Como lo expresó un titular en Catholic Asia News: “La nueva política infantil de China significa más bebés, pero no libertad”.

 

Es difícil exagerar cuán atroz es una violación de los derechos humanos y la dignidad de estas medidas coercitivas. Como dijo el Papa San Pablo VI en Populorum Progressio, “Cuando se quita el derecho inalienable del matrimonio y de la procreación, también se quita la dignidad humana”. (No. 37)

Esta pérdida de la dignidad humana ha sido la realidad diaria de miles de millones de chinos durante décadas bajo el Partido Comunista. Es asombroso contemplar el alcance de las vidas perdidas y los cuerpos y almas brutalizados por políticas que solo pueden describirse como pura maldad.

 

 

El genocidio Uigur

Muchas naciones, incluidos Estados Unidos, Australia, Canadá y el Reino Unido, se niegan a enviar delegaciones diplomáticas a China para los Juegos Olímpicos como protesta. Algunos atletas también están tratando de encontrar formas de protestar. En la mayoría de los casos, el tema que están destacando es la continua represión de la población musulmana uigur.

Hace unos días, la Asamblea Nacional francesa votó 169-1 para reconocer oficialmente “la violencia perpetrada por la República Popular China contra los uigures como crímenes de lesa humanidad y genocidio”. La legislatura japonesa también aprobó una resolución similar, aunque más suave, la semana pasada.

Varios informes dentro de China han arrojado evidencia de que más de un millón de uigures que viven en la región de Xinjiang están detenidos en campos de internamiento masivo. Según los informes, en estos campos están sujetos a condiciones horribles, que incluyen violación, tortura, adoctrinamiento y trabajo comunista forzado, así como la extracción forzada de órganos para trasplantes de órganos.

Algunos sobrevivientes alegan que China se esfuerza por erradicar al pueblo uigur y, como parte de este esfuerzo, utiliza esterilizaciones y abortos forzados. En un testimonio desgarrador, un refugiado uigur dijo a un panel británico sobre derechos humanos cómo se asesinaba a los recién nacidos en la región.

“En el tiempo que trabajé en hospitales, a veces podíamos escuchar que nacían algunos bebés y comenzaban a llorar y por eso sabíamos que estaban vivos”, dijo. “Pero sabíamos que todos los bebés recibirían la inyección, así que sabíamos que morirían antes de llegar a casa”.

 

La persecución de los cristianos

Las medidas coercitivas de control de la población y el genocidio perpetrado contra el pueblo uigur son simplemente dos manifestaciones del modo de gobierno tiránico del Partido Comunista Chino de acuerdo con una ideología marxista que ve a los humanos no como individuos, sino como unidades despersonalizadas que sirven al estado.

Este control dictatorial se infiltra en todos los aspectos de la vida del ciudadano chino, incluyendo no solo la unión más íntima de marido y mujer, sino también las creencias religiosas del pueblo chino. El Partido Comunista, en particular, ve al cristianismo con profunda sospecha.

Si bien hay algunas decenas de millones de cristianos en China, sus iglesias están estrictamente controladas por el estado. En los últimos años, incluso el Vaticano ha entregado el control parcial de las operaciones de la Iglesia en China, en particular la selección de nuevos obispos, al Partido Comunista.

Los cristianos y los líderes de la iglesia que se niegan a seguir las reglas y otorgar un apoyo incondicional al Partido Comunista son perseguidos, a veces obligados a esconderse o arrestados. Un artículo en Forbes informa: “Los cristianos están sujetos a varios métodos de discriminación y persecución en China. Los cristianos a menudo se quejan del cierre de iglesias, la prohibición de la venta de biblias en línea, la eliminación de cruces y el arresto de sacerdotes y fieles. Los informes también sugieren que hay planes para “contextualizar” la Biblia para hacerla más culturalmente aceptable y para que la predicación cristiana se adapte para incluir los valores fundamentales del socialismo”.

Un escritor de National Review escribió sabiamente: “El gobierno chino se equivoca al perseguir a los cristianos, pero es correcto tenerles miedo. El evangelio de Jesucristo es fundamentalmente inconsistente con la obediencia estricta al comunismo, y más chinos que llegan a conocerlo significan menos chinos cuya mayor lealtad es hacia Xi Jinping. “Los primeros serán los últimos y los últimos serán los primeros” es una mala noticia para los dictadores”.

 

 

Oren por China

Dada la naturaleza totalitaria del gobierno de China y la magnitud de sus abusos contra los derechos humanos, es preocupante que el Comité Olímpico Internacional (COI) haya decidido celebrar los Juegos Olímpicos en China en primer lugar. Muchos temen que China aproveche la oportunidad para impulsar la propaganda procomunista, de la misma manera que Hitler utilizó los Juegos Olímpicos de 1936 en Berlín para proyectar cierta imagen al mundo.

Sin embargo, aquellos que están horrorizados por el pisoteo de la dignidad humana por parte de China pueden aprovechar esta oportunidad para educar a las personas sobre los crímenes que se están perpetrando contra nuestros hermanos y hermanas chinos, y para recordarnos a nosotros mismos que debemos orar por la libertad y el respeto por la dignidad y las personas humanas en China.

Una organización cristiana, Voice of the Martyrs, lanzó una iniciativa en el período previo a los Juegos Olímpicos instando a la gente a “orar por nuestros hermanos y hermanas cristianos que sufren persecución a manos del gobierno comunista de China”.

“Los Juegos Olímpicos siempre están llenos de esplendor maravilloso y logros atléticos inspiradores”, dijo el grupo en un comunicado. “Pero no olvidemos lo que el gobierno anfitrión no quiere que veamos: pastores encarcelados, iglesias destruidas y una total falta de libertad religiosa. Espero que todos los cristianos usen cada evento y cada actualización olímpica como un recordatorio para orar por nuestros familiares perseguidos en China como las Escrituras nos instruyen que hagamos”.

De hecho, mientras nuestros atletas compiten en estos Juegos, nunca debemos olvidar la tragedia humana que se desarrolla justo afuera del resplandor de los reflectores y la vista de las cámaras.

Nuestros hermanos y hermanas en China están sufriendo bajo un régimen totalitario que rastrea y restringe cada uno de sus movimientos, dicta los aspectos más sagrados y privados de sus vidas, aplasta la disidencia política y reduce a los humanos individuales a engranajes sin nombre en las ruedas del estado.

Que usemos estos Juegos Olímpicos para despertar nuestros corazones hacia aquellos que sufren, para abogar por el fin de estos abusos contra los derechos humanos y para ayunar y orar por el amanecer de una nueva era en China.

 

https://www.hli.org/2022/02/the-souls-outside-the-cameras-in-china/

 

 

 

 

MENSAJE DE PADRE SHENAN BOQUET

Formación Provida Campus Virtual

Importancia de la capacitación provida



VER CURSOS PROVIDA