Redessvida.org

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Inicio Publicaciones Columna HLI Compartir la planificación familiar natural: un enfoque holístico de la sexualidad.

Compartir la planificación familiar natural: un enfoque holístico de la sexualidad.

Imprimir PDF

Por el Padre Shenan J. Boquet – Presidente de Vida Humana Internacional.

Publicado el 2 de Agosto del 2021.


Cualquier análisis objetivo justo de que tan bien la Iglesia Católica ha educado, o mejor aún, convencido a los católicos sobre las enseñanzas de la Iglesia sobre la anticoncepción, tendría que concluir que los ministros de la Iglesia han fracasado de manera espectacular. Una encuesta muy citada del año 2016 encontró que solo el 13% de los católicos que asistían a misa semanalmente estaban de acuerdo con la enseñanza de la Iglesia de que la anticoncepción es “moralmente incorrecta”. El número fue aún menor para los católicos que no asisten a misa semanalmente: alrededor del seis por ciento. Decir que esos números son pésimos es quedarse corto. Entonces, ¿qué salió mal?

Responder a esa pregunta requeriría varios volúmenes. Ciertamente, está el hecho contundente de la revolución cultural imprevista de la década de 1960, que arrasó y transformó radicalmente prácticamente todas las naciones, clases, instituciones, religiones y denominaciones, con pocas excepciones. Frente a la marejada de la enseñanza moral revolucionaria, la Iglesia fue sorprendida de muchas maneras desprevenida y descuidada.

Luego, por supuesto, está ese pequeño objeto, esa pequeña píldora redonda, que hizo posible ese maremoto revolucionario: la píldora anticonceptiva. Con la invención de la Píldora (tan monumental fue este descubrimiento que tendemos a poner en mayúscula la "P" de esta palabra), por primera vez en la historia parecía que sería posible para los seres humanos participar en la única actividad que para muchos representa el colmo del placer físico, pero sin pensar en las enormes consecuencias que el sexo conlleva naturalmente.




Consecuencias ocultas.

“Miren”, les digo. Porque, como advirtió tan proféticamente el Papa San Pablo VI en la Humanae Vitae, detrás de esa gran y reluciente promesa de una nueva era de sexualidad desenfrenada se esconde todo un mundo de dolor. Como anticipó Pablo VI, la Píldora desató el aborto en una escala nunca antes vista; hizo que los hombres, atraídos por la promesa de sexo “sin consecuencias”, objetivaran y maltrataran a las mujeres como algo natural; vulgarizó la moral pública más allá del reconocimiento, socavando el matrimonio y elevando el hedonismo; y dio lugar a graves amenazas a la dignidad humana y la libertad, con naciones totalitarias imponiendo medidas coercitivas de control de la población sobre su población.

Pero también ha habido otras consecuencias.

Un amigo mío, padre de una familia numerosa, estaba describiendo cómo, en una ocasión, le mencionó a dos amigas no católicas que él y su esposa usaban la Planificación Familiar Natural (PFN). Les mencionó que el método no solo funciona, sino que, entre muchas razones, lo aprecia porque es más saludable para su esposa y respeta la naturaleza de dar amor y dar vida al matrimonio. La anticoncepción, por otro lado, agregó, no solo distorsiona los extremos del matrimonio, sino que muchas mujeres que toman grandes dosis de hormonas artificiales sufren varios efectos secundarios físicos. “Claro…”, asintió una de las mujeres con ironía, “…como reducir la libido de una mujer”.

Por supuesto, esta no es la razón más importante para oponerse a la anticoncepción hormonal, pero es una razón muy reveladora. Los seres humanos modernos, en su impulso por conquistar la naturaleza, también han intentado conquistar el sexo, domesticarlo y hacer que cumpla nuestras órdenes en nuestros términos. Y, sin embargo, aunque los progresistas tienen mucho que decir sobre cómo someter a la naturaleza a la violencia conduce inevitablemente a consecuencias imprevistas, por alguna razón nunca parecen considerar cómo nuestra violencia tecnológica contra el sexo ha tenido efectos secundarios no deseados.

El hecho de que muchas mujeres experimenten reducciones en la libido mientras toman la píldora anticonceptiva es quizás el más irónico de estos efectos secundarios. En el esfuerzo por liberar el sexo de todos los límites y maximizar el placer, ¡nuestra solución tecnocrática a veces ha tenido precisamente el efecto contrario!

Sin embargo, existen otros efectos secundarios más graves asociados con la píldora: mayor riesgo de accidente cerebrovascular, ciertos tipos de cáncer e incluso ataque cardíaco; aumento de peso; dolores de cabeza presión arterial alta y otros. Lo que no debería ser una sorpresa. Después de todo, ¿qué podría ser "saludable" en el uso del instrumento contundente de grandes dosis de sustancias químicas sintéticas para interrumpir los delicados y complejos procesos del ciclo reproductivo de una mujer?


Una mejor manera.

Todo lo cual me lleva al punto central de esta columna y una posible respuesta a la pregunta que planteé anteriormente. Una posible razón por la que la Iglesia no ha logrado convencer a los católicos de la enseñanza católica es que hemos hecho un trabajo muy pobre al predicar la belleza de la enseñanza de la Iglesia con respecto a la dignidad del matrimonio y el acto conyugal y su apertura a la vida. No hemos predicado una alternativa atractiva a la mentalidad anticonceptiva. La semana pasada, la Iglesia Católica de Estados Unidos celebró la Semana de Concientización sobre Planificación Familiar Natural (PFN). Permítanme comenzar diciendo que no quiero que me malinterpreten: sería un grave error pensar en la PFN simplemente como una "alternativa" a la píldora. Si bien es cierto que la PFN es un método (o más bien, una colección de métodos) que pueden usar las parejas casadas para posponer el tener otro hijo por razones legítimas, ciertamente no es un método anticonceptivo. Para empezar, a diferencia de la anticoncepción, la PFN es un método que tiene el mismo éxito para ayudar a las parejas casadas que tienen dificultades para concebir. ¡Me gustaría que la píldora hiciera eso!

Lo que quiero decir con una "alternativa atractiva" es que la PFN es una colección de métodos que traducen en acción la totalidad de la enseñanza de la Iglesia Católica sobre el matrimonio y la sexualidad de una manera que ofrece una respuesta convincente a los muchos efectos secundarios imprevistos y fuente de dolor provocados por la revolución sexual.

En su encíclica Evangelium Vitae, el Papa San Juan Pablo II expresó bellamente la verdad sobre la PFN en un solo párrafo, escribiendo:

 La labor de educar al servicio de la vida pasa por la formación de los matrimonios en la procreación responsable. En su verdadero significado, la procreación responsable requiere que las parejas sean obedientes al llamado del Señor y actúen como fieles intérpretes de su plan. Esto sucede cuando la familia se abre generosamente a nuevas vidas, y cuando las parejas mantienen una actitud de apertura y servicio a la vida, incluso si, por motivos serios y por respeto a la ley moral, optan por evitar un nuevo nacimiento por el momento o de manera indefinida. La ley moral los obliga en todo caso a controlar el impulso del instinto y de la pasión, ya respetar las leyes biológicas inscritas en su persona. Es precisamente este respeto el que legitima, al servicio de la procreación responsable, el uso de métodos naturales de regulación de la fecundidad. Desde el punto de vista científico, estos métodos son cada vez más precisos y permiten en la práctica tomar decisiones en armonía con los valores morales. Una evaluación honesta de su eficacia debería disipar ciertos prejuicios que aún son muy difundidos y debería convencer a las parejas casadas, así como a los trabajadores sociales y de salud, de la importancia de una formación adecuada en este ámbito. (Número 97)

 Al analizar ese párrafo, podemos observar algunas características clave de NFP:

1. Es científico. La Iglesia siempre ha reconocido que las parejas casadas pueden tener razones legítimas para posponer el tener otro hijo, y que no existe ningún impedimento moral intrínseco para programar las relaciones sexuales para que coincidan con el período infértil del ciclo de la mujer. Sin embargo, aunque durante mucho tiempo ha existido una comprensión rudimentaria del ciclo reproductivo femenino, hasta hace relativamente poco tiempo carecíamos de información científica suficientemente detallada para formular principios claros. Todo eso cambió a principios del siglo XX. Ahora, la ciencia de la fertilidad es una ciencia altamente desarrollada, y existen varios métodos diferentes de PFN que, si se siguen cuidadosamente, ayudarán a las parejas casadas a posponer el tener un hijo o concebir un hijo, con un grado notable de confiabilidad. Con la reciente explosión y popularidad de las aplicaciones de fertilidad, es más raro escuchar a la gente denigrar el “método del ritmo”. Pero aun así, una gran cantidad de personas desconocen cuán científicamente avanzada se ha vuelto la PFN y cuánto más fácil de practicar sus métodos, debido al enorme crecimiento de los recursos y materiales de capacitación.



2. Está altamente relacionado en una postura básica de “apertura a la vida”: A diferencia del caso de la anticoncepción artificial, las parejas casadas que practican la PFN siempre tienen en mente la fertilidad y los niños. Mientras que la pareja que usa anticonceptivos puede simplemente tomar la píldora y ponerse en “piloto automático”, sin dedicar ni un momento a pensar en los niños durante años y años, la pareja que practica la PFN debe reevaluar mensualmente sus razones para posponer el tener un hijo. Es muy difícil para la pareja que practica la PFN perder de vista el hecho de que sus sistemas reproductivos están naturalmente diseñados para la procreación. En este sentido, la PFN es simplemente más biológica y filosóficamente “veraz” que la anticoncepción artificial.

3. Exige virtud personal: A diferencia de la anticoncepción artificial, la PFN exige un sacrificio personal de la pareja casada y, a menudo, de manera especial, del hombre, quien debe controlar sus deseos sexuales y canalizarlos de manera saludable por respeto a su esposa. A primera vista, esto puede no parecer una característica particularmente “atractiva” de la PFN, y ciertamente es la que asusta a muchas parejas. Sin embargo, quienes han alcanzado algún nivel de madurez personal han aprendido la verdad de que la verdadera satisfacción en esta vida está íntimamente ligada a la disposición a hacer cosas difíciles y a retrasar la gratificación por buenas razones. Las parejas casadas que usan la PFN informan constantemente todo tipo de beneficios positivos, incluida una mejor comunicación; una profundización del amor de la pareja; un crecimiento en madurez espiritual y personal; una sensación de que la mujer no está siendo “utilizada” por su marido para el sexo; intimidad sexual más satisfactoria.

En una época en la que priorizamos y valoramos los estilos de vida "holísticos", la PFN es el enfoque holístico definitivo de la sexualidad: abarcar cuerpo, mente y alma. La Iglesia tiene todas las razones para estar orgullosa del hecho de que, mucho antes de que los diseñadores de aplicaciones de Silicon Valley descubrieran los beneficios de la "conciencia de la fertilidad" (que es una ideología a menudo defectuosa que se basa en algunos de los mismos principios biológicos), hemos predicado un enfoque holístico para el sexo que enfatiza el profundo respeto por los procesos naturales. Pero más que eso, debemos estar orgullosos de que la visión profética de la Iglesia vio claramente los peligros espirituales, sociales y físicos de la revolución sexual y la mentalidad anticonceptiva. Al defender la PFN, la Iglesia destaca una respuesta mucho mejor a nuestra cultura moderna de explotación sexual, o lo que el Papa Francisco llama la “cultura del descarte”, una cultura de descartar el fruto de nuestras uniones sexuales así como de nuestras parejas sexuales explotadas. La sexualidad debe integrarse en una visión holística de la persona humana, que considere nuestra dignidad fundamental, nuestras necesidades más profundas y nuestras responsabilidades morales. El placer sexual es un bien, pero solo cuando se integra en una unión amorosa, permanente y abierta a la vida. Esta es la visión de la sexualidad humana encarnada en la Planificación Familiar Natural. Vale la pena celebrarlo, y vale la pena contarlo a otros. Como escribió el Papa San Juan Pablo II en Evangelium Vitae, “La Iglesia está agradecida a aquellos que, con sacrificio personal y a menudo una dedicación no reconocida, se dedican al estudio y difusión de estos métodos, así como a la promoción de la educación en valores morales que presuponen”. (Número 97)

En sus enseñanzas sobre la sexualidad, la Iglesia tiene una gran luz para compartir con el mundo. Es hora de dejar de esconder esa luz debajo de una canasta de celemín. Por esta razón, agradezco a la USCCB por organizar esta Semana de Concientización sobre las PFN.


https://www.hli.org/2021/08/sharing-nfp-a-holistic-approach-to-sexuality/



 

MENSAJE DE PADRE SHENAN BOQUET

Formación Provida Campus Virtual

Importancia de la capacitación provida



VER CURSOS PROVIDA