Redessvida.org

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Inicio Publicaciones Columna HLI ¿Un premio al control de la población?

¿Un premio al control de la población?

Imprimir PDF

Por el Padre Shenan J. Boquet – Presidente de Vida Humana Internacional.

Publicado el 26 de Julio del 2021.

 
Los padres, creo que es justo decirlo, se encuentran entre los grandes héroes olvidados de nuestro mundo.

Convertirse en padre es una de las cosas más gratificantes que una persona puede hacer en esta vida, pero también es sin duda una de las más difíciles. Estoy constantemente asombrado por las madres y los padres que encuentro en mis viajes, muchos de los cuales han acogido familias numerosas y bulliciosas a pesar de la pobreza relativa (¡al menos de acuerdo con nuestros estándares!) en la que viven. Estos padres han dado un salto de fe, trayendo con valentía nueva vida al mundo y entregándose en cuerpo y alma para proteger y criar a esos niños. 

Los logros fugaces por los que ricos y famosos se bañan ostentosamente de premios en la mayoría de los casos palidecen en comparación con los logros diarios de la madre de la familia más humilde, que pasa sus días amando tranquilamente a sus hijos con un amor que produce y protege mucho de lo que es verdaderamente bueno y valioso en este mundo. Hay algo maravilloso en mi mente acerca de los padres que, conociendo plenamente la angustia potencial y las luchas que implica traer otro hijo al mundo, expresan sin embargo su fe ilimitada en la bondad de la existencia misma y eligen correr ese riesgo.

Este es un verdadero acto de valentía; un acto que expresa un acuerdo implícito con la declaración de Dios en el libro del Génesis de que el mundo y todo lo que hay en él, incluida la raza humana, es “bueno”. En verdad, cada vez que una madre y un padre dan la bienvenida a un niño al mundo, son imitadores del gran “fíat” de María, diciendo “hágase tu voluntad”, sometiéndose a los mayores designios de la Divina Providencia.  En su homilía en la Misa de beatificación de Gianna Beretta Molla, quien sacrificó su vida por la de su hijo por nacer, el Papa San Juan Pablo II expresó esta actitud al cantar las alabanzas de esas “madres valientes que se entregan a su propia familia sin reservas, que sufren al dar a luz a sus hijos y que están dispuestas a hacer cualquier esfuerzo, a afrontar cualquier sacrificio, para poder transmitirles lo mejor de sí mismas”.

“¡Les damos las gracias, madres heroicas, por su amor invencible!" dijo el Santo Papa. “Les damos gracias por su intrépida confianza en Dios y en su amor”.

 



 ¿Un premio… por no tener hijos?

Con todo lo dicho, pueden imaginar lo discordante que me sentí al leer la noticia del premio otorgado recientemente al Príncipe Harry y su esposa Meghan Markle, un premio que les otorgó una organización pro-control de la población... por elegir no tener más niños!. El príncipe Harry y Markle dieron a luz recientemente a un segundo hijo, una hija, pero han hecho público el hecho de que no pretenden tener más, por el bien del planeta. “Siempre he pensado: este lugar es prestado”, dijo el príncipe Harry en una entrevista de 2019 con British Vogue. "Y, seguramente, siendo tan inteligentes como todos somos, o tan evolucionados como se supone que debemos ser, deberíamos poder dejar algo mejor para la próxima generación". Por supuesto, no veo nada malo en ese sentimiento. ¡Pero no puedo entender por qué el príncipe Harry debería pensar que de alguna manera es imposible dejar algo mejor para la próxima generación, así como al mismo tiempo dar la bienvenida a los niños que serán la próxima generación!

En una declaración en su sitio web anunciando el premio, Population Matters elogió la elección “ilustrada” de la pareja, escribiendo: “Al elegir y declarar públicamente su intención de limitar su familia a dos, el duque y la duquesa de Sussex están ayudando a garantizar un futuro mejor para sus hijos y proporcionar un modelo a seguir para otras familias”. Una vez más, existe la suposición de que de alguna manera existe una dicotomía entre tener hijos y dejar el mundo en un lugar mejor. Pero, ¿no es posible que los hijos que dejamos después de nosotros, sean precisamente lo mejor que dejamos para el futuro? ¿Por qué se debe considerar que los niños y el bien del mundo son de alguna manera incompatibles?

Por supuesto, no es tanto la decisión de la pareja de tener solo dos hijos lo que estoy cuestionando. La Iglesia reconoce que puede haber razones válidas para posponer el tener más hijos. Estas son decisiones privadas y a veces dolorosas que es mejor dejar a las parejas para que las resuelvan entre ellos y Dios (aunque guiadas por buenos principios y con suerte con una actitud de confianza en la Providencia). Pero el príncipe Harry y Markle han dado a conocer sus razones al mundo y se han presentado como “modelos a seguir” para los demás. Esto me recuerda algunas otras palabras de la misma homilía del Papa San Juan Pablo II citada anteriormente. Al vivir su misión, continuó, “estas heroicas mujeres, es decir, madres, no siempre encuentran apoyo en el mundo que las rodea. Por el contrario, los modelos culturales frecuentemente promovidos y difundidos por los medios de comunicación no fomentan la maternidad. En nombre del progreso y la modernidad se presentan como obsoletos los valores de fidelidad, castidad, sacrificio, de los que una multitud de esposas y madres cristianas han dado y continúan dando testimonio sobresaliente”.

Al contrario que el príncipe Harry y Markle, la Iglesia siempre ha promovido otro modelo, alabando a los padres que se han esforzado y han optado por tener familias numerosas por el bien de sus hijos y el bien del mundo. “Los niños son realmente el don supremo del matrimonio y contribuyen en el más alto grado al bienestar de sus padres”, señalaron los padres del Concilio Vaticano II en Humanae Vitae (Nro. 9).

 

 

 Control de población en India.

De ahí la oposición constante de la Iglesia a los tipos de medidas coercitivas de control de la población que se han utilizado para aplastar la libertad de las parejas en lugares como China e India, e incluso aquí en los Estados Unidos, donde se perpetraron esterilizaciones forzadas por razones eugenésicas en decenas de miles de personas a principios y mediados del siglo XX. Qué angustiante, entonces, ver la noticia de que el estado más poblado de India, Uttar Pradesh, ha presentado un proyecto de ley que instituiría una política oficial de dos hijos. Si se aprueba, la ley introduciría un régimen coercitivo que prohibiría a los padres acceder a ciertos programas sociales y participar en las elecciones, si tuvieran más de dos hijos. Mientras tanto, la ley ofrecería pagos en efectivo y otros incentivos para los padres que opten por esterilizarse después de tener un solo hijo.

Los críticos del plan señalan que la tasa de natalidad de Uttar Pradesh ya está en rápida caída libre, incluso sin el sistema coercitivo. Según FairPlanet, la "tasa de fecundidad de Uttar Pradesh se redujo casi a la mitad, de 4,82 en 1993 a 2,7 en 2016, y se prevé que alcance 2,1 en 2025". Es decir, si continúan las tendencias de fertilidad, el estado apenas mantendrá su población en el espacio de tiempo menor de cinco años. En ese momento, Uttar Pradesh se enfrentaría a la misma situación que otras jurisdicciones del mundo donde los controladores de población han tenido tanto éxito y donde la realidad del rápido envejecimiento de la población plantea serias preocupaciones sociales y económicas. Es con estas preocupaciones en mente que China primero relajó su política de un hijo a una política de dos hijos hace varios años, y luego recientemente la relajó aún más a una política de tres hijos.

El príncipe Harry y Markle pueden representar la fachada exterior sonriente del control de la población opulento impulsado por Occidente, pero la extensión lógica de la mentalidad que están promoviendo se manifiesta en una forma mucho menos alegre en las naciones en desarrollo a las que apuntan los controladores de población. Como señala FairPlanet en su artículo, las medidas de control de la población en la India han tendido a apuntar a ciertas subpoblaciones “no deseadas”, dando así un giro eugenésico.

“El faraón de antaño…”, escribió el Papa San Juan Pablo II en Evangelium Vitae:

“…atormentado por la presencia y el aumento de los hijos de Israel, los sometió a toda clase de opresión y ordenó que se matara a todo hijo varón nacido de las mujeres hebreas (cf. Ex 1, 7-22). Hoy no pocos de los poderosos de la tierra actúan de la misma manera. Ellos también están obsesionados por el crecimiento demográfico actual y temen que los pueblos más prolíficos y pobres representen una amenaza para el bienestar y la paz de sus propios países. En consecuencia, en lugar de querer enfrentar y resolver estos graves problemas con respeto a la dignidad de las personas y familias y al derecho inviolable a la vida de todas las personas, prefieren promover e imponer por cualquier medio un programa masivo de control de la natalidad. Incluso la ayuda económica que estarían dispuestos a prestar está injustamente condicionada a la aceptación de una política contra el nacimiento”. (Nro. 16)

 Esto, en última instancia, es una cosmovisión premonitoria que cataloga a los niños como intrusos, a los padres como irresponsables y a la esterilidad como loable. Si bien es indudable que en algunos casos el rápido crecimiento de la población plantea desafíos prácticos para los países en desarrollo empobrecidos, la solución a estos desafíos es desarrollar programas de asistencia que promuevan el bienestar integral de las personas y que respeten su libertad y dignidad. El mensaje enviado por el premio del Príncipe Harry y Markle es uno que contribuye a un modelo reduccionista de resolución de problemas que ve a las personas como problemas, en lugar de posibles soluciones, y como cargas, en lugar de regalos. Espero que algún día puedan, en cambio, utilizar su influencia para defender la dignidad humana y denunciar la injusticia de las medidas coercitivas de control de la población que están siendo justificadas por la misma lógica antinatal que están promoviendo. Hay una mejor manera de abordar los problemas de población, y la encontramos expresada en las constantes y sabias enseñanzas de la Iglesia. Estudiemos esos, en lugar de dejarnos guiar por las celebridades de la época.

 
https://www.hli.org/2021/07/an-award-for-population-control/

 

 

 

MENSAJE DE PADRE SHENAN BOQUET

Formación Provida Campus Virtual

Importancia de la capacitación provida



VER CURSOS PROVIDA