Redessvida.org

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Inicio Publicaciones Columna HLI Los peligros ocultos de la pornografía.

Los peligros ocultos de la pornografía.

Imprimir PDF

Por el Padre Shenan J. Boquet – Presidente de Vida Humana Internacional.

Publicado el 24 de Julio de 2023.


Hay un viejo dicho que dice: “Eres lo que comes”. La idea es simple: lo que pones en tu cuerpo a través de tu boca es en lo que se convierte tu cuerpo. Un cuerpo alimentado con comida rápida y papas fritas es un cuerpo que, como era de esperar, mostrará signos de obesidad y arterias obstruidas. Sin embargo, por muy cierto que sea el dicho, es mucho más cercano a nuestra realidad el decir, como lo dijo el ensayista estadounidense Ralph Waldo Emerson: “Eres lo que piensas todo el día”. 
Si bien nuestros cuerpos son importantes, aún más importantes son nuestras mentes. Si bien no todos los pensamientos nos definen, es simplemente una perogrullada decir que la suma total de los pensamientos es, de alguna manera importante, quiénes somos. Es por eso por lo que me parece sumamente extraño que vivamos en un mundo en el que las personas se obsesionan con su dieta, pero apenas dan un momento de consideración a lo que ponen en sus mentes. Peor aún, incluso reaccionarán con enojo si les sugieres que deberían tener más cuidado con lo que alimentan sus mentes que con lo que comen. Este es el tipo de persona que, si reflexiona sobre si jugar horas de videojuegos violentos es saludable para los niños, inevitablemente replicará que son “solo” videojuegos. Siempre que al niño le vaya bien en la escuela o no muestre un comportamiento violento, entonces es un entretenimiento “inofensivo”. Lo mismo dirán del cine, la música, la televisión, etc. No se pueden “juzgar” los gustos de los demás, nos lo dirán. Si escuchar a raperos que glorifican la violación, el asesinato y las drogas es el tipo de cosas que te gustan, eso demuestra que todos tienen preferencias diferentes.

Del mismo modo, si le gusta ver pornografía en su tiempo libre, incluso la pornografía que es violenta, racista o misógina, entonces no hay nadie que lo pueda juzgar eso, porque, después de todo, es “solo” entretenimiento. Mientras no se involucre en un comportamiento violento, racista o misógino en su vida “real”, nadie tiene derecho a criticarlo. Tus pensamientos privados no son asunto de nadie más.

 

La pornografía lo está arruinando todo.

Esto es, obviamente, una completa tontería.

En primer lugar, casi ninguna de estas personas argumentaría que, si te pasas todo el día consumiendo un cheesecake de triple chocolate, eso es “solo” comer. Nuestras elecciones tienen consecuencias. Y, en segundo lugar, ninguna de estas personas es consecuente. La mayoría de ellos, por ejemplo, reaccionaría con horror ante la idea de que pasar todo el día leyendo solo periódicos o viendo solo canales de noticias con cuya política no están de acuerdo es “solo” leer periódicos o ver televisión. Saben muy bien que alimentar su mente con una perspectiva política particular cambiará su opinión de manera clave. A la hora de la verdad, todo el mundo entiende que sumergirse en ciertos pensamientos o imágenes puede tener un impacto profundo en lo que piensa y, en última instancia, en quién es usted. Es solo que algunas personas no quieren tener que enfrentar el hecho de que las cosas que disfrutan pueden no ser buenas para ellos. Aún más difícil de enfrentar para ellos es la idea de que las cosas que disfrutan bien podrían estar destruyendo la civilización tal como la conocemos.

En la columna de la semana pasada, mencioné un artículo reciente de Michael Warren Davis, titulado “Cómo la pornografía lo explica todo”. Bien podría haber sido titulado, “Cómo la pornografía arruina todo”. En el artículo, Davis hace la sugerencia provocativa de que una de las razones por las que los hombres, en particular, rara vez se ven participando en el movimiento de protesta contra la locura de los ideólogos transgénero es porque muchos de esos hombres están enganchados a la pornografía con estrellas porno transgénero. En última instancia, es casi imposible medir hasta qué punto esto es cierto. Sin embargo, como señala Davis, lo que sin duda es cierto es que la pornografía transgénero se ha vuelto cada vez más popular. De hecho, según el sitio web de pornografía más importante del mundo, "transgénero" se ha convertido en uno de los tres términos más buscados en el sitio. Teniendo en cuenta los cientos de millones de personas que visitan regularmente el sitio, esta es una estadística asombrosa. Dadas las estadísticas que muestran que una gran mayoría de hombres adultos ven pornografía al menos una vez al mes, al igual que un porcentaje cada vez mayor de mujeres, no es descabellado sospechar que una de las razones de las actitudes sociales cambiantes sobre la sexualidad es que una enorme cantidad de hombres y mujeres se están volviendo insensibles a cosas que alguna vez les hubieran horrorizado, porque esas cosas han llegado a desempeñar un papel importante en sus fantasías sexuales.

De hecho, la investigación ha demostrado consistentemente que las personas que usan mucha pornografía gradualmente comienzan a ver material cada vez más extremo. Con el tiempo, pasan horas a la semana obteniendo placer de tipos de pornografía que les habrían horrorizado no hace mucho tiempo. Cuando estas mismas personas se enfrenten posteriormente a la decisión de oponerse, por ejemplo, a enseñar a los niños sobre prácticas sexuales gráficas o transgresoras, o a aprobar leyes que protejan el matrimonio verdadero, les resultará mucho más difícil reunir la indignación moral que la situación merece.

Aprendiendo a disfrutar de la prisión en la que se vuelve la pornografía.

El autor cristiano de principios del siglo XX, C.S. Lewis, conocía muy bien la verdad de la afirmación de que “eres lo que piensas”. En un famoso pasaje de una carta en la que describió sus propias luchas con la falta de castidad, Lewis criticó la práctica de la masturbación en términos que se relacionan directamente con la pandemia de la pornografía moderna. Como señala Lewis, la práctica de la masturbación suele ir acompañada de fantasías imaginativas. Sin embargo, un hombre que hace esto, argumentó, está manteniendo “un harén de novias imaginarias”. Él continúa:

Y este harén, una vez que admitimos su existencia, trabaja en contra de que salga y se una realmente con una mujer real. Porque el harén es siempre accesible, siempre subordinado, no requiere sacrificios ni ajustes, y puede estar dotado de atractivos eróticos y psicológicos que ninguna mujer real puede rivalizar. Entre esas novias sombrías siempre es adorado, siempre el amante perfecto: no se exige nada a su generosidad, ni se impone jamás mortificación a su vanidad. Al final, se convierten simplemente en el medio a través del cual se adora cada vez más a sí mismo. Y no es sólo la facultad del amor la que queda así esterilizada, reprimida sobre sí misma, sino también la facultad de la imaginación.

Lewis concluye con una severa advertencia. “La obra principal de la vida es salir de nosotros mismos, de la pequeña y oscura prisión en la que todos nacemos”. “Se debe evitar la masturbación”, y concluye, “como se deben evitar todas las cosas que retardan el proceso de salir de ese encierro. El peligro es llegar a amar la prisión”.

Lo que Lewis dice es que cuando un hombre se refugia regularmente en fantasías sexuales, comienza a cambiar quién es. En lugar de convertirse en un hombre capaz de recibir a otra persona tal como es, se acostumbra a ver a las mujeres como objetos, cuyo trabajo es satisfacer sus deseos. La práctica repetida de buscar sus propias satisfacciones en su imaginación, en otras palabras, no es simplemente un asunto “privado” que es “solo” entretenimiento: tiene una profunda implicación para quién es él como ser humano. Al final, lo que comenzó en la privacidad de su mente, inevitablemente se extiende a sus relaciones con individuos reales en el mundo. La razón por la que tantos apologistas de la pornografía pasan por alto este hecho es que han puesto el listón tan abismalmente bajo. En lo que a ellos respecta, si un usuario de pornografía violenta que glorifica la violación no se convierte en un violador violento en el mundo “real”, eso demuestra que la pornografía no tiene consecuencias en el mundo real. Es “solo” entretenimiento. Pero, por supuesto, el objetivo de la vida no es simplemente evitar convertirse en un violador violento. Es convertirse en la versión más completa y desarrollada de uno mismo. Es decir, es convertirse en un hombre o una mujer de virtud: no simplemente alguien que es "inofensivo", sino más bien una fuerza positiva para el bien en el mundo; una potencia de alegría, coraje, fidelidad, humildad, caridad, castidad, etc. En este sentido, cualquier argumento de que la pornografía es “inofensiva” no tiene sentido. Cualquier cosa que se interponga en el camino del desarrollo de la virtud de una persona está lejos de ser “inofensiva”. Incluso si ver pornografía no convierte a un hombre en un monstruo violento, como mínimo lo condiciona a aceptar la mediocridad. Le enseña a colocar su propia búsqueda del placer en un pedestal. Le dice que un uso aceptable de su tiempo es “consumir” a otros seres humanos. Entrena su cerebro para pensar en las mujeres no como personas a las que hay que conocer, sino como objetos a los que mirar con recelo. Remodela sus expectativas en torno al sexo y la belleza física de innumerables formas de las que el espectador sin duda es completamente inconsciente.

De hecho, sospecho que, si pudiéramos encontrar una manera de conocer y representar visualmente todos los millones de formas en que la pornografía empuja a una persona por un camino de egoísmo radical, infectando sus relaciones con el veneno sutil del egoísmo, carcomiendo silenciosamente los estrechos lazos que unen a una persona con otra y, en última instancia, con Dios, sería cuestión de minutos antes de que aprobáramos una prohibición mundial de la pornografía.

 

Una mejor manera.

Hay, sin embargo, un punto más que vale la pena señalar. Imaginemos, por un momento, que existe un usuario frecuente de pornografía dura, que de alguna manera se las ha arreglado para mantener su vida de fantasía completamente separada de su vida “real”. Está en un matrimonio feliz, en el que trata a su esposa e hijos con amor y respeto. Tiene buenas amistades, es un empleado exitoso y trabajador, y tiene varios pasatiempos que lo satisfacen. Y, sin embargo, a pesar de todo eso, constantemente pasa algunas horas viendo pornografía cada semana. Para ser claros: creo que la situación hipotética es verdaderamente absurda. No veo ninguna forma de que pasar horas con una de las fuentes de adicción más potentes que se hayan inventado pueda dejar de cambiarlo de manera profunda y, en última instancia, destructiva. Y, sin embargo, sigamos imaginando esta situación. La pregunta es: ¿su vida es mejor porque mira pornografía dura? ¿Es su mente un lugar más agradable para habitar? ¿Está su vida más llena de alegría, paz, amabilidad, bondad?

Esto es lo que tantos apologistas de las formas grotescas y deshumanizantes de “entretenimiento” no logran abordar. Como ya se insinuó anteriormente, el objetivo de vivir la vida no es simplemente llegar al otro extremo y causar la menor cantidad de daño. Aquí está el Catecismo de la Iglesia Católica, que describe el elevado propósito de la vida humana:

Dios, infinitamente perfecto y bendito en sí mismo, en un designio de pura bondad creó gratuitamente al hombre para hacerle partícipe de su propia vida bendita. Por eso, en todo tiempo y en todo lugar, Dios se acerca al hombre. Llama al hombre a buscarlo, a conocerlo, a amarlo con todas sus fuerzas. Él llama a todos los hombres, dispersos y divididos por el pecado, a la unidad de su familia, la Iglesia. Para lograr esto, cuando llegó la plenitud de los tiempos, Dios envió a su Hijo como Redentor y Salvador. En su Hijo y por Él, invita a los hombres a convertirse, en el Espíritu Santo, en hijos adoptivos suyos y, por tanto, en herederos de su vida bendita. (Nro. 1)

Uno tiene que preguntarse: ¿la pornografía dura, que implica el consumo de otros seres humanos por placer egoísta, tiene algo que ver con esta elevada visión de la vida humana? ¿Hay algún sentido en el que consumir pornografía lo prepare mental y espiritualmente para la unión con lo divino?

No es necesario formular la pregunta: incluso en su forma más “inofensiva”, el uso de la pornografía siempre alimenta a las serpientes siempre voraces de nuestras pasiones ilimitadas, llenando nuestras mentes con una enciclopedia de imágenes excitantes que inevitablemente volverán para atormentarnos y obstaculizar nuestros intentos de llevar una vida de virtud heroica. Multiplique este efecto enervante por los miles de millones de personas en el planeta que usan pornografía regularmente, y lo que obtiene es una imagen devastadora de los efectos acumulativos de la obscenidad. Sospecho que Davis tiene algo en mente cuando argumenta que la pornografía “lo explica todo”: que gran parte de la liberalización radical de nuestra cultura en materia sexual se remonta a la explotación industrializada y al fomento de la lujuria. En última instancia, el camino de regreso a la cordura es que cada uno de nosotros tome la decisión de rechazar este vicio tan omnipresente de nuestra era. Elige la castidad. Elige la santidad. Elige una mente y un alma saludables.

 

https://www.hli.org/2023/07/hidden-dangers-pornography/

 

 v

 

MENSAJE DE PADRE SHENAN BOQUET

Formación Provida Campus Virtual

Importancia de la capacitación provida



VER CURSOS PROVIDA