Redessvida.org

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Inicio Publicaciones Columna HLI Herramientas prácticas para enseñar una sexualidad saludable.

Herramientas prácticas para enseñar una sexualidad saludable.

Imprimir PDF

Por el Padre Shenan J. Boquet – Presidente de Vida Humana Internacional.

Publicado el 20 de Junio del 2022.


Una de las cosas más difíciles que todo padre tiene que enfrentar es cómo impartir las normas morales tradicionales a sus hijos sobre la sexualidad humana, protegiéndolos así del lenguaje engañoso de los valores seculares y los señuelos de la sensualidad. Esto es lo que escucho de los padres todo el tiempo. Saben que deben enseñar a sus hijos. Pero no saben cuándo comenzar, o qué decir, o cómo presentar el tema de tal manera que lleve a sus hijos hacia una vida de virtud, en lugar de alejarlos de ella.

Enseñar a los niños a tener reverencia por el don del sexo, tal como Dios lo creó, nunca ha sido fácil. Pero las cosas santas requieren un tratamiento especial. Las personas no pueden hacer lo que quieran con los objetos sagrados, como la intimidad física y el regalo conyugal. Los niños necesitan moralidad y necesitan entender que Dios tiene un plan para sus vidas. Corresponde a los padres, por lo tanto, asegurarse de que sus hijos comprendan que la intimidad fuera del matrimonio contamina el plan unitivo y procreador de Dios para el don sagrado del amor físico. Como primeros maestros, los padres nunca deben comprometer el avance de esta comprensión o esta virtud, siempre articulando lo “correcto” de lo “incorrecto” para que sus hijos puedan vivir con rectitud.

Sin embargo, es justo decir que nunca en la historia ha sido más difícil promover este punto de vista. Sobre el tema de la sexualidad humana, a veces parece como si nuestra cultura hubiera perdido la cabeza por completo. Hace algunas décadas, a uno le preocupaba con razón que su hijo pudiera encontrarse con una revista pornográfica, o ser objeto de conversaciones indecentes de sus compañeros, o lo peor de todo, ser abusado sexualmente por un adulto o un amigo.

Ahora, sin embargo, la transmisión de pornografía dura o pesada, de alta definición está disponible para todos los niños en todos los dispositivos conectados a Internet, a menudo en los bolsillos de la mayoría de sus compañeros de escuela, cuyos padres no tienen ni idea de darles teléfonos inteligentes a menudo sin filtros. Mientras tanto, el abuso sexual de menores se ha convertido en una institución social, con extrañas actuaciones de drag queen dirigidas a niños que recorren todo el país, y educación sexual gráfica y moralmente repugnante que se enseña a niños cada vez más jóvenes, a menudo sin el conocimiento o consentimiento de sus padres.

Ahora, más que nunca, es crucial que los padres cristianos se eduquen de manera proactiva con los mejores recursos, busquen a otros padres de ideas afines para obtener consejo y compañerismo, y se aseguren de que cuando se trata de impartir la verdad y el significado de la sexualidad humana, ellos son las primeras y más confiables autoridades en la vida de sus hijos.

Afortunadamente, el Vaticano y diferentes conferencias de obispos católicos y otros apostolados han producido varios recursos para ayudar a los padres a navegar estos tiempos turbulentos y confusos. Uno de esos recursos es un documento publicado en 1995 por el Pontificio Consejo para la Familia (PCF, por sus siglas en inglés), en ese momento presidido por el cardenal Alfonso Trujillo y el obispo Sgreccia, ambos conocidos por su fuerte defensa de la enseñanza de la Iglesia Católica sobre la vida y la familia.

Animo a los padres a que se tomen el tiempo de leer el documento completo, que diagnostica las patologías sexuales que afectan a nuestra época con agudeza profética y propone una rica hoja de ruta que los padres deben seguir para guiar a sus hijos hacia la cordura sexual en un mundo enloquecido.



Padres, tomen control

Al comenzar su libro titulado “La verdad y el significado de la sexualidad humana”, el PCF señala que los padres de hoy enfrentan desafíos únicos. En el pasado, señalan, “la cultura general estaba impregnada de respeto por los valores fundamentales y, por lo tanto, servía para protegerlos y mantenerlos”. En la actualidad, sin embargo, se ha producido “un eclipse de la verdad sobre el hombre que, entre otras cosas, ejerce presión para reducir el sexo a un lugar común”. En la sociedad y los medios de comunicación, el sexo se presenta de una manera “despersonalizada”, imbuido de un “concepto individualista distorsionado de la libertad” que trata el sexo como meramente “recreativo” y de una manera que no considera las diversas etapas de desarrollo de los niños. (Nro. 1).

 

 En medio de este cambio sísmico de valores, las escuelas han entrado cada vez más en escena como el lugar de la educación sexual, con el resultado de que la primacía de la familia y los padres ha sido eclipsada. Con demasiada frecuencia, señala el documento, los padres han estado felices de ceder este deber a las escuelas, aliviados de no tener que lidiar con esta tarea tan delicada y difícil. Esto es, señala el PCF, completamente inaceptable. Los padres son los primeros educadores de sus hijos, y no hay garantía de que las escuelas y los maestros individuales se adhieran o transmitan valores sexuales positivos a sus hijos. Es la familia, no la escuela, que es “el lugar normal y habitual de formación de los niños y jóvenes para consolidar y ejercitar las virtudes de la caridad, la templanza, la fortaleza y la castidad” (Nro. 48).

Como escribió el Papa San Juan Pablo II en Familiaris Consortio:

El derecho y deber de los padres de dar educación es esencial, ya que está conectado con la transmisión de la vida humana; es original y primaria con respecto a la función educativa de los demás, por la singularidad de la relación amorosa entre padres e hijos; y es insustituible e inalienable, y por lo tanto incapaz de ser enteramente delegada a otros o usurpada por otros. (Nro. 36, énfasis añadido)

La educación sexual, enfatiza el PCF, no comienza con la transmisión de información explícita sobre sexo a los niños. Más bien, comienza mucho antes, en realizar una vida dentro de una sana “atmósfera afectiva” dentro del hogar, con la existencia de una “relación serena entre marido y mujer”, y un énfasis en la “presencia positiva” de ambos padres en el hogar. (Nro. 50).

Después de todo, es el modelo de los padres de una relación marital arraigada en el respeto mutuo y el amor abnegado lo que transmitirá mucho más a sus hijos sobre el significado del sexo y el matrimonio que cualquier cantidad de "charlas" sobre el tema. De hecho, el PCF enfatiza fuertemente la importancia central del ejemplo sobre las palabras.

Cuanto más se aleje la cultura de la verdad sobre la sexualidad, más necesario será que los padres den un fuerte ejemplo que anclará a los niños en una cultura familiar alegre y virtuosa que ejemplifique las verdades que los padres desean transmitir a sus hijos.

Por ejemplo, la “práctica de la decencia y la modestia en el habla, la acción y el vestido es muy importante para crear una atmósfera adecuada al crecimiento de la castidad” (Nro. 56). De hecho, es fundamental que los propios padres no hablen ni actúen de manera inmodesta o que socaven las virtudes que esperan que sus hijos vivan. Si los niños escuchan a sus padres hablar sobre sexo de manera frívola o ver películas indecentes, ¿qué probabilidades hay de que escuchen a sus padres cuando les digan que eviten estos comportamientos?

Sin embargo, los padres tampoco pueden apoyarse totalmente en el ejemplo, ya que tienen el “deber de hacer conocer a sus hijos los misterios de la vida humana”, y ello porque la familia “es, en efecto, el mejor ámbito para cumplir la obligación de asegurar una educación gradual en la vida sexual. La familia tiene una dignidad afectiva adecuada para hacer aceptables sin traumatismos las realidades más delicadas e integrarlas armónicamente en una personalidad equilibrada y rica. (Nro. 64).


Anclaje de la Educación Sexual en el Amor y la Vocación

Uno de los temas dominantes a lo largo del documento de la PCF es la necesidad de que los padres sitúen toda la educación sexual dentro de un contexto más amplio que enfatice la naturaleza del amor y el llamado a la vocación.

No es difícil entender por qué. El mundo moderno ha sacado artificialmente la sexualidad de cualquier contexto, tratándola como un problema técnico aislado, en lugar de incrustado en una matriz de significado. Nuestros educadores sexuales modernos son muy buenos para proporcionar una gran cantidad de detalles técnicos sobre la biología y la técnica del sexo, así como los innumerables dispositivos y prácticas anticonceptivos y la lista cada vez mayor de enfermedades de transmisión sexual.

Donde la educación sexual moderna falla por completo es en proporcionar a los jóvenes algún sentido para qué sirve el sexo en primer lugar. No solo la cuestión de la procreación rara vez aparece en la educación sexual moderna, excepto como un inconveniente no deseado que hay que “tratar”, sino que incluso la cuestión de la naturaleza del amor auténtico y cómo la sexualidad debe integrarse en la unión amorosa de por vida de un marido y mujer son dejados de lado como puritanismo anticuado. Nuestros educadores modernos quieren que sus ansiosos estudiantes crean que el sexo puede y debe significar tanto o tan poco como cada uno decida. No tiene ningún "propósito" inherente, aparte de proporcionar tanto placer como alguien pueda obtener de él.

Contra esta comprensión reduccionista, disecada, sin vida y sin alma de la sexualidad, está la enseñanza rica, multidimensional y plenamente humana de la Iglesia Católica, que enseña que la sexualidad tiene dos propósitos íntimamente conectados: primero, la procreación de los hijos, y segundo, para unir más profundamente a un esposo y una esposa en una unión de por vida de amor abnegado. Aparte de estos dos propósitos, la sexualidad siempre y en todas partes se degrada, e inevitablemente se deteriora en el uso egoísta y el abuso del otro. Al final conduce a la violencia absoluta, como cuando el niño concebido, el fruto natural de la unión sexual, es asesinado en un aborto como un intruso no deseado.

Como se señala en el texto titulado: “La verdad y el significado de la sexualidad humana”:

No debe olvidarse nunca que el uso desordenado del sexo tiende progresivamente a destruir la capacidad de amar de la persona, haciendo del placer, en lugar de la entrega sincera, el fin de la sexualidad y reduciendo a las demás personas a objetos de la propia gratificación. De esta manera se debilita el significado del amor verdadero entre un hombre y una mujer (amor siempre abierto a la vida) y la familia misma. Además, esto conduce posteriormente al desdén por la vida humana que podría concebirse, que, en algunas situaciones, se considera entonces como un mal que amenaza el placer personal. (Nro. 105)

Por eso, dicen los autores, la preocupación que enmarca toda educación sexual debe ser la del amor y la vocación. “En cuanto modo de relacionarse y abrirse a los demás, la sexualidad tiene como fin intrínseco el amor”, escriben, “más precisamente, el amor como donación y acogida, el amor como dar y recibir” (Nro. 11). Como tal, toda educación sexual debe ser también una educación para la castidad, ya que sólo a través de la práctica de la castidad se puede enseñar a los niños a controlar y encauzar su sexualidad de manera que sirva al amor: ya sea el amor del cónyuge en el matrimonio, o el amor de Nuestro Señor en la total entrega y abnegación de sí mismo que se encuentra en la vocación religiosa célibe.

 


Cuatro sugerencias prácticas

La Verdad y el Significado de la Sexualidad Humana es un documento bastante largo, y apenas he arañado la superficie de la riqueza de sus enseñanzas antropológicas y consejos prácticos. Mi esperanza es que algunos padres (y aquellos que ministran a los padres) que lean esta columna se sientan motivados para ir ellos mismos y leer el documento completo.

Sin embargo, antes de concluir, resumiré brevemente las cuatro sugerencias prácticas que el PCF brinda a los padres en la sección final del documento:

En primer lugar, los padres deben “asociarse con otros padres”, tanto para encontrar apoyo mutuo como para “luchar contra las formas dañinas de educación sexual” (Nro. 114). En otras palabras, los padres necesitan amigos que compartan sus ideales y que los acompañen en cosas como denunciar y luchar contra los currículos dañinos, elegir buenas personas para las juntas escolares, etc.

En segundo lugar, los padres deben “mantenerse informados con precisión sobre el contenido y la metodología” que utilizan otras fuentes de educación sexual en la vida de sus hijos (Nro. 115). Es decir, no hay que “tercerizar” la educación sexual a la escuela o incluso a la parroquia, y luego lavarse las manos.

En tercer lugar, los padres deben, si es posible, “participar plenamente en toda la instrucción complementaria proporcionada fuera del hogar”. Eso significa que, si es posible, los padres deben estar presentes durante las clases de educación sexual, o al menos asegurarse de que se respete su derecho a ser informados de lo que se enseña (Nro. 116).

En cuarto lugar, es responsabilidad de los padres “retirar a sus hijos cuando esta educación no corresponda a sus propios principios” (Nro. 117). Es decir: padres, no sean alfombras. Si ve o escucha algo que sucede en el aula de sus hijos que no aprueba, actúe. No se encoja de hombros y asuma que todo saldrá bien al final. Las apuestas involucradas son demasiado altas. Retire a sus hijos y luego asegúrese de brindarles una educación adecuada en el hogar.

Estos cuatro consejos se pueden resumir en lo siguiente: Padres, manténganse involucrados. Que es, en última instancia, el mejor consejo absoluto. Las diversas dificultades, amenazas, desafíos y complejidades involucradas en la educación de los niños en una sexualidad saludable son demasiado numerosas y variadas para catalogarlas. Difieren de una familia a otra y de una escuela a otra. Lo más importante es que los padres se eduquen a sí mismos, den ejemplo y luego permanezcan estrechamente involucrados en la vida de sus hijos, asegurándose de que no importa lo que sus hijos puedan escuchar o ver en otros lugares, siempre es a los padres a quienes sus hijos acuden en busca de consejo.


https://www.hli.org/2022/06/practical-tools-for-teaching-healthy-sexuality/




 

MENSAJE DE PADRE SHENAN BOQUET

Formación Provida Campus Virtual

Importancia de la capacitación provida



VER CURSOS PROVIDA