Redessvida.org

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Inicio Publicaciones Columna HLI Sé valiente frente a la violencia.

Sé valiente frente a la violencia.

Imprimir PDF

Por el Padre Shenan J. Boquet – Presidente de Vida Humana Internacional.

Publicado el 13 de Junio del 2022.

 

No tengas miedo. Abrid de par en par las puertas a Cristo. ─ Papa San Juan Pablo II.

Hace unos días, un joven fue arrestado frente a la casa del juez de la Corte Suprema de los Estados Unidos, Brett Kavanaugh. En el momento de su arresto, Nicholas John Roske llevaba una pistola, municiones, un cuchillo, gas pimienta, un destornillador y bridas. Roske le dijo a la policía que tenía la intención de matar a Kavanaugh, en parte debido a su enojo por la decisión filtrada de la Corte Suprema que anuló a Roe vs. Wade. Parece que Roske tiene un trastorno mental. Después de llegar frente a la casa de Kavanaugh, se encontró con los alguaciles estadounidenses, después de lo cual llamó al 911 y se entregó, alegando que tenía pensamientos suicidas. Sin embargo, este evento inquietante, que bien podría haber terminado con un atentado contra la vida de un juez de la Corte Suprema, es simplemente el ejemplo más claro de un aumento reciente en la retórica violenta y las acciones provenientes de partidarios del aborto enojados por la posible desaparición inminente de Roe vs. Wade. El Departamento de Defensa de Estados Unidos advierte sobre un aumento de la violencia “extremista” en los próximos meses, en parte como respuesta a una decisión inminente de la Corte Suprema de Estados Unidos de anular Roe vs. Wade. También realiza una advertencia el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), que advirtió en un memorando no clasificado obtenido por Axios que las amenazas contra los jueces de la Corte Suprema, los legisladores, el clero y los trabajadores de la salud “probablemente persistirán y pueden aumentar antes y después de la emisión del fallo oficial de la Corte”.

Los activistas provida también advierten lo mismo. Hace un par de semanas, Fox News publicó un artículo de opinión titulado "Cómo sobrevivir al verano lleno de furia de la industria del aborto" escribió Kristan Hawnkins, Presidente de Students for Life of America, “con una gran parte de ellos recientemente a medida que aumentan las tensiones con la probable reversión inminente de Roe vs. Wade”. De hecho, no faltan ejemplos de proabortistas que cumplen sus amenazas. Hace unas semanas alguien arrojó un cóctel molotov por la ventana de la sede de Wisconsin Family Action, una organización provida. “Si los abortos no son seguros, tú tampoco lo estarás”, decía un mensaje garabateado en un costado del edificio. Otro mensaje telefónico era de un hombre que cantaba “¡Arde, pequeño Jesús loco, arde, arde, arde!”.

Un grupo a favor del aborto llamado “Jane’s Revenge” se atribuyó la responsabilidad del ataque y amenazó con más violencia. Hace unos días, el grupo cumplió su amenaza y se atribuyó la responsabilidad de otro bombardeo, esta vez en un centro de embarazo provida en Buffalo, Nueva York. Ambos ataques causaron una cantidad significativa de daños a los dos edificios, siendo el ataque de Buffalo particularmente devastador. Las fotos del centro de Buffalo muestran todo el interior carbonizado, con las palabras "Jane estuvo aquí" garabateadas en un grafiti en una pared exterior.

“Debido a este acto de violencia, las necesidades de las mujeres que se enfrentan a un embarazo no planificado quedarán insatisfechas y los bebés morirán”, dijo Jim Harden, director ejecutivo de CompassCare, que dirige el centro de embarazo de Buffalo. Sin embargo, prometió que “CompassCare se reconstruirá porque las mujeres merecen algo mejor. CompassCare no dejará de prestar servicio porque los niños concebidos merecen protección”.

Jane’s Revenge también se atribuyó la responsabilidad de otro ataque a un centro de embarazo, en el que se arrojó pintura roja a la puerta de un centro de embarazo en crisis en Washington, D.C.


La doble moral

En las últimas semanas, la izquierda y el lobby a favor del aborto han estado trabajando incansablemente para incitar el miedo, intimidar a los católicos, al movimiento provida y a cualquiera que se oponga al aborto para que abandone nuestra causa.

El hecho mismo de la filtración del proyecto de decisión de la Corte Suprema fue una violación asombrosa del secreto de la Corte Suprema, un secreto diseñado para proteger la integridad del proceso de decisión, asegurando que los jueces no se vean influenciados indebidamente por fuerzas externas. Sin duda, la persona que filtró la decisión esperaba que el calor de la reacción negativa pudiera presionar a uno o más de los jueces a cambiar su voto.

No deberíamos sorprendernos por tales acciones. Los campos de izquierda y progresista han usado el alarmismo, el engaño y la violencia como sus tácticas “persuasivas” durante décadas. Saben muy bien que los medios liberales y el gobierno, así como la industria del aborto, los apoyarán y harán muy poco para denunciar sus actos de terrorismo.

Imagínese si nuestro lado actuara de la misma manera. Actos de violencia aislados en el pasado por parte de activistas contra el aborto han recibido cobertura de pared a pared en los principales medios de comunicación, pintando a todos los opositores al aborto como extremistas violentos. Sin embargo, cuando las fuerzas proaborto usan la violencia o los insultos, los medios miran hacia otro lado o ponen excusas. ¡Hay tanta hipocresía en nuestro gobierno y en los medios!

 

 

Agárrate fuerte

 La respuesta de los defensores de los bebes concebidos es simple: la verdad no cambia, no importa cuánta ira, odio y violencia se dirijan hacia nosotros. No podemos desviarnos de nuestra causa. No debemos acobardarnos ante tales esquemas y acciones cobardes. Los cristianos se han encontrado con tales tácticas en estos 2000 años desde la muerte y resurrección de Nuestro Señor. La Iglesia está edificada sobre la sangre de sus mártires que han dado testimonio de la Verdad en todos los tiempos.

 Los católicos se guían por la fe, y nuestra fe enseña claramente que el aborto es un mal grave que debe detenerse. Los católicos no pueden apoyar el aborto por ningún motivo. Nunca. El aborto siempre es malo, en todas las circunstancias, y no se puede tolerar.

 Los niños por nacer son seres humanos que tienen el mismo valor intrínseco que tú y yo poseemos; son tan humanos como un niño que nace y tiene una hora de vida. Por lo tanto, debemos tratar al concebido como tratamos al niño que ha nacido y tiene una hora de vida. Un niño nunca debe ser tratado como no deseado. Además, debemos brindar una mayor asistencia a las madres que lo necesitan. Ninguna madre debería sentir jamás que el aborto es la respuesta a su dilema. Esta tarea se volverá aún más urgente si Roe vs. Wade se anula, momento en el cual el aborto se volverá ilegal en muchos estados. Aquellas mujeres que de otro modo podrían haber elegido el aborto no deben enfrentar solas las dificultades de traer nueva vida al mundo.

Debemos estar al lado de esas mujeres, con ellas, sosteniéndolas en nuestros brazos, animándolas y atendiendo sus necesidades prácticas, espirituales y psicológicas. Debemos mostrarle al mundo que una Cultura de la Vida no significa solo una cultura en la que el aborto es ilegal, sino una cultura en la que la familia, los vecinos, los amigos y la comunidad en general llevan a las madres y a sus hijos concebidos sobre sus hombros, para que ninguna mujer tiene que afrontar sola los desafíos de la maternidad. Nuestra respuesta también debe ser buscar inquebrantablemente el enjuiciamiento de cualquier persona que cause daño físico a la propiedad o a personas de grupos o individuos provida, o participe en la interrupción ilegal de cualquier servicio religioso. Exigimos que el presidente Joe Biden y todos los líderes federales condenen públicamente tales acciones. Esto es violencia doméstica, actos de terrorismo. Nuestra nación se construyó sobre la libertad de expresión y la libertad religiosa. Tal comportamiento violento es inaceptable y debe ser condenado.

 

Estamos en una batalla

Como he discutido en el pasado, estamos comprometidos en una batalla real. Católicos, cristianos, judíos y todas las personas de buena voluntad que están unidas en esta noble causa por la vida deben darse cuenta de lo que se requiere para transformar los corazones y las mentes del mal que ha envuelto a nuestra nación y al mundo. Debemos permanecer unidos en oposición al hostigamiento planeado y no dejar que el miedo nos impida proteger la vida humana. Si bien algunos en la Iglesia y la sociedad intentarán persuadirnos para que seamos más conciliadores, debemos rechazar tales sugerencias. La libertad sin verdad no tiene sentido. Tales métodos han costado la vida de millones de niños concebidos y un sufrimiento incalculable para las mujeres, las familias y la sociedad.

En su libro, The Day is Now Far Spent, Robert Cardinal Sarah ofrece un diagnóstico inquebrantable del dilema actual, diciendo que “la civilización occidental está atravesando una crisis letal”, y agrega que “ha alcanzado los límites del odio autodestructivo”.

Su Eminencia continúa su evaluación crítica, afirmando que,

En la raíz del colapso de Occidente hay una crisis de identidad cultural. Occidente ya no sabe quién es, porque ya no sabe y no quiere saber quién lo hizo, quién lo estableció, como fue y como es. Muchos países hoy ignoran su propia historia. Esta auto asfixia conduce naturalmente a una decadencia que abre el camino a nuevas civilizaciones bárbaras.

Para muchos de nuestros contemporáneos, la felicidad proviene del mero consumo y de una libertad absoluta que nada impide en su expresión, siguiendo cada uno sus propios deseos, inclinaciones y apetitos. Este disfrute materialista es una agonía. La verdadera libertad está en la lucha por estar de acuerdo con la voluntad del Padre y corresponderle.

El aborto es una manifestación de esta crisis letal, de este “odio autodestructivo”. En el aborto, la madre, cuyo amor por su hijo debe exceder al de cualquier otro, contrata a un “proveedor de salud” cuyas manos deben servir para sanar para quitarle la vida al niño que crece en su vientre. El aborto pone el mundo patas arriba. Transforma el amor en odio, la curación en violencia, la creatividad en destrucción. Y ahora, al parecer, ciertos activistas a favor del aborto extremos están recurriendo a más violencia, motivados por el odio, para socavar nuestro sistema democrático a fin de proteger la matanza legal del niño por nacer.

Corresponde, como dice el cardenal Sarah, a la Iglesia preservar “lo que hay de más humano en el hombre”, porque “ella es la guardiana de la civilización”. Depende de los cristianos defender la verdad, sin importar las hondas y flechas que nuestros oponentes políticos y morales nos envíen. Si lo hacemos, habrá una gran cantidad de niños que vivirán gracias a nuestros esfuerzos, y cuyas vidas testificarán a nuestro favor cuando llegue nuestro turno de comparecer ante el Señor en el juicio.

En este cruce crítico, recordemos:

Jesús les dijo: ¿Pero vosotros quién decís que soy yo? Simón Pedro respondió: Tú eres el Mesías, el Hijo del Dios viviente. Jesús dice: Simón, hijo de Jonás, tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi Iglesia, y las puertas del inframundo no prevalecerán contra ella.” (Mateo 16:15-18)

Aunque hay una gran agitación en este momento en el mundo y en la Iglesia y lo que está en disputa es la fe y puede suceder mañana que este pensamiento no católico se vuelva el más fuerte dentro del catolicismo y el mundo. Pero nunca representará la mente de la Iglesia. Un diminuto rebaño tiene que seguir existiendo, por pequeño que sea. (Cardenal Sarah, en su libro El poder del silencio)

Jesús promete que las puertas del Infierno nunca vencerán a la Iglesia; ella siempre prevalecerá. Aunque a veces arrastrada a la clandestinidad por la persecución ya veces menos en número, a lo largo de los siglos la Iglesia ha perdurado; siempre ha perseverado, aferrándose con gran confianza y seguridad a las palabras de su Maestro: “Yo estaré con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (Mateo 28:20).

Por lo tanto, no tengas miedo. “Los cristianos nacen para el combate, del cual cuanto mayor es la vehemencia, más seguro, con la ayuda de Dios, el triunfo” (Papa León XII, Sapientiae Christianae, n. 14).

 

 

https://www.hli.org/2022/06/be-courageous-in-the-face-of-violence/

 

 

 

 

 

MENSAJE DE PADRE SHENAN BOQUET

Formación Provida Campus Virtual

Importancia de la capacitación provida



VER CURSOS PROVIDA