Redessvida.org

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Inicio Publicaciones Columna HLI Cuerpos de bebés concebidos encontrados en Washington D.C demuestran la violencia del aborto.

Cuerpos de bebés concebidos encontrados en Washington D.C demuestran la violencia del aborto.

Imprimir PDF

Por el Padre Shenan J. Boquet – Presidente de Vida Humana Internacional.

Publicado el 11 de abril del 2022.

 

Hace unos días, la policía en el área de Washington, D.C. recuperó en la casa de una activista provida los cuerpos de cinco niños concebidos que fueron abortados. Según los miembros del grupo provida Progressive Anti-Abortion Uprising (Movimiento Progresista Contra el Aborto) (PAAU por sus siglas en inglés), les entregó los cuerpos un conductor que trabajaba para una empresa de gestión de residuos que presta servicios a la empresa Washington Surgi-Clinic, un centro de aborto en D.C.

En una entrevista con The Pillar, dos de las integrantes del grupo, Lauren Handy y Terrisa Bukovinac, relataron cómo llegaron a las instalaciones el 25 de marzo en la Fiesta de la Anunciación, que también es el Día Internacional del Niño por Nacer (O Niño Concebido). Estaban planeando dar asesoramiento en frente del centro de abortos, además de intentar ingresar a las instalaciones para repartir rosas a las mujeres embarazadas que se encontraban dentro.

Cuando llegaron, vieron un camión de la empresa de eliminación de desechos, Curtis Bay Medical Waste Services, estacionado afuera, con el conductor cargando cajas en él. Según el relato de las mujeres (que, para que conste, es cuestionado por Curtis Bay), se acercaron al conductor y le preguntaron: "¿Sabes qué hay en estas cajas?".

Cuando dijo que no, dijeron: “Son bebés muertos”.

El conductor estaba claramente conmocionado, dijeron las mujeres. Luego le preguntaron si podían llevarse una de las cajas. Cuando preguntó qué harían con aquella caja, dijeron que darían a los niños un entierro adecuado. El conductor asintió y entregó la caja.

Al llevar la caja a casa, llamaron a un diácono católico y adquirieron guantes médicos y otros suministros. Cuando abrieron la caja, encontraron pequeños contenedores con los restos de 110 niños abortados. “Son bebés, está lleno de bebés”, recordó Bukovinac que fue lo que dijo Handy en ese momento. Sin embargo, también había cinco contenedores mucho más grandes en la caja. Estos contenían los restos de cinco bebes con gestación avanzada. El primer cuerpo que sacaron estaba completamente formado, estimado en alrededor de 30 semanas de gestación.

Bukovinac cuenta:

Era el bebé más hermoso y nos desmoronamos en ese momento. Simplemente nos aferrábamos a ser fuertes, tratando de superar esto. Y luego esto fue completamente devastador emocionalmente. Estábamos llorando, estábamos maldiciendo a las personas que le hicieron esto. Fue una experiencia simplemente aplastante de experimentar.

 

Bebés concebidos con 5 meses de gestación.

Live Action News ha publicado fotos de los cuerpos de los bebés concebidos con 5 meses de gestación. Debo advertirles que las fotos son sumamente inquietantes. Una mirada es suficiente para demoler de una vez por todas la mentira diabólica pregonada por los defensores del aborto de que un niño concebido es simplemente una "mancha de tejido" o que de alguna manera no es completamente un ser humano.

Lo más destacable del cuerpo del primer niño es que estaba totalmente intacto. Esto probablemente significa que el niño pequeño fue abortado usando un método de "inducción". Es decir, el abortista usó drogas para inducir el parto en la madre del niño, provocando que diera a luz prematuramente.

 

Por lo general, antes de inducir el parto, el abortista matará al feto mediante una inyección letal en el corazón de un fármaco llamado digoxina. Sin embargo, ha habido casos donde el abortista se ha saltado este paso o la inyección letal no ha funcionado, dando lugar a que los niños nazcan vivos. A finales de los años 90, una enfermera de nombre Jill Stanek testificó que mientras trabajaba en un hospital de Illinois había visto nacer vivos a niños abortados y dejarlos morir en un cuarto de servicio. En la entrevista de The Pillar, Handy y Bukovinac afirman que el abortista de Surgi-Clinic, Cesare Santangelo, no usa digoxina "porque es cara y él es flojo". Por ello, piden una investigación para ver si el pequeño nació con vida.

Otro de los niños también estaba perfectamente intacto, aún contenido en el saco amniótico intacto. Los otros tres, sin embargo, habían sufrido varias heridas brutales. Dos de ellos estaban completamente desmembrados, con partes del cuerpo intactas reconocibles. Al último bebe, una niña, le faltaba la parte posterior del cráneo y el cerebro. Las dos mujeres especulan que el último bebe fue víctima de un aborto ilegal por nacimiento parcial. En un aborto de nacimiento parcial, se induce el trabajo de parto. Una vez que el cuerpo del niño sobresale de la madre, se aplasta la parte posterior del cráneo del bebe y se aspira el cerebro. El aborto por nacimiento parcial fue prohibido por la Ley de Prohibición del Aborto por Nacimiento Parcial de 2003.

La Dra. Kendra Kolb, neonatóloga, le dijo a Live Action después de ver las fotos: “Es más que horrible y devastador para mí como neonatóloga ver estas imágenes, ya que estos bebés son representativos de la misma población de pacientes que atiendo. Ver luego a estos bebés abortados descartados, e incluso tratar de imaginar lo que pasaron durante estos horribles procedimientos de aborto es exasperante y devastador más allá de las palabras”. El Dr. Robin Pierucci, especialista en neonatología, dijo a Live Action News: “Puedo decir con confianza que estos bebés murieron a una edad en la que eran personas prematuras viables”.


Un llamado a realizar una investigación.

El mismo día que la policía retiró los cuerpos de los niños del apartamento de Handy, también acusó a Handy y a otros ocho activistas provida de haber "obstruido el acceso" a un centro de aborto en 2020. Los cargos estaban relacionados con un "rescate" durante el cual Handy y los otros activistas provida entraron al centro de aborto y se encadenaron a los muebles, mientras trataban de convencer a las mujeres presentes de que no abortaran a sus hijos.

Los activistas están acusados ​​de violar la Ley de Libertad de Acceso a las Entradas de las Clínicas (Ley FACE), promulgada por el presidente Clinton en 1994. Si son condenados, enfrentan hasta once años de prisión y cientos de miles de dólares en multas

La ironía brutal, entonces, es que los activistas que estaban tratando de salvar a los niños de una muerte terrible pueden terminar en prisión, mientras que el abortista que perpetró estas atrocidades indescriptibles contra los niños cuyos cuerpos descubrieron Handy y Bukovinac será protegido por la ley.

 

En la entrevista con The Pillar, Handy declaró que estaba dispuesta a pagar cualquier precio por su trabajo provida. “Si el aborto es un asesinato, entonces nuestras acciones deben reflejar eso”, dijo. Pensando en sus estancias anteriores en la cárcel, recordó que en un caso pudo aconsejar a otra reclusa embarazada que no se sometiera a un aborto. También pudo aconsejar a otras personas que sufrían traumas posteriores al aborto. “Dondequiera que vaya, quiero poder servir, ser solidaria con los marginados, o si es necesario, solo yo y Jesús”, dijo. El descubrimiento de los niños en un apartamento ha dado lugar a algunas denuncias de que las mujeres le faltaron el respeto a los cuerpos de los niños. Sin embargo, como dice Handy, la única razón por la que retuvieron los cuerpos de los niños fue para encontrar un patólogo dispuesto a realizar la autopsia de los restos. Durante los varios días que los niños estuvieron en el departamento nadie vivió allí por respeto a los restos, dijo Handy. Finalmente, cuando no pudieron encontrar un patólogo dispuesto a realizar la autopsia de los restos, solicitaron un borrador de un abogado y enviaron una carta a las autoridades de Washington D.C. informándoles de su posesión de los cuerpos. La policía llegó al apartamento al día siguiente.

En un momento, vino un sacerdote y celebró una misa fúnebre para los 115 niños, a quienes se les dio nombres. Desde entonces, los cuerpos de los niños más pequeños han sido enterrados en un cementerio por un sacerdote. Los cuerpos de los otros cinco ahora han sido tomados por las autoridades de Washington D.C.

Mientras tanto, Handy, Bukovinac y otros líderes provida exigen justicia para los niños abortados. La semana pasada se llevó a cabo una manifestación frente a la oficina del alcalde de Washington D.C. Varios expertos médicos le dijeron a Live Action que hay buenas razones para sospechar que al menos uno de los niños murió en un aborto tardío ilegal. Sin embargo, los primeros indicios son que la policía no investigará más el asunto. Los fetos “fueron abortados de acuerdo con la ley de Washington D.C., por lo que no estamos investigando este incidente de esa manera”, dijo Ashan M. Benedict, subjefe ejecutivo de policía, en una conferencia de prensa hace unos días. “No parece haber nada de naturaleza criminal en este momento sobre eso, excepto cómo ingresaron a esta casa, por lo que continuaremos investigando eso”.

Este, por desgracia, es el mundo en el que vivimos. Aplastar los cráneos y desmembrar a los niños concebidos completamente formados que podrían haber sobrevivido fácilmente fuera del útero de sus madres es completamente legal. Tomar los cuerpos desechados de estos mismos niños para exponer el mal y asegurarse de que reciban un entierro respetuoso es lo que atrae el escrutinio de la policía.

Mientras Handy y los demás activistas provida enfrentan cargos y juicios por su trabajo de rescate, oremos por ellos. Oremos también para que todo este incidente sea una llamada de atención para aquellos cuya conciencia está dormida. Los 115 niños recuperados por estas mujeres eran seres humanos, personas de un valor incomparable que merecían nuestra protección y respeto, no la violencia del aborto y el abandono. Las fotos de los cinco niños completamente desarrollados (y cada uno de los 110) dicen la verdad con más fuerza que cualquier discurso o artículo. Claman por justicia. Exigen que se acabe con este gran horror del aborto legal. Respondamos a ese grito haciendo todo lo que esté a nuestro alcance para proteger a los inocentes, despertar a los que duermen y garantizar que nuestra nación se convierta en una nación que proteja toda vida humana.

 

https://www.hli.org/2022/04/pre-born-bodies-found-in-dc-show-abortion-violence/

 

 

 

MENSAJE DE PADRE SHENAN BOQUET

Formación Provida Campus Virtual

Importancia de la capacitación provida



VER CURSOS PROVIDA