Redessvida.org

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

La eutanasia legal socava la atención médica auténtica.

Imprimir PDF

Por el Padre Shenan J. Boquet – presidente de Vida Humana Internacional

Publicado el 22 de abril del 2024

“Desde el principio, la Iglesia ha sabido acompañar a los moribundos. ¿Cuántos sacerdotes y religiosos y religiosas han pasado horas con personas que estaban al final de su vida? Al final de su viaje terrenal, los hombres no necesitan una jeringa fría y mortífera. Necesitan una mano compasiva y amorosa”.

Cardenal Robert Sarah, y su libro “Se hace tarde y anochece”.

Hace unos días, la ministra francesa de Trabajo, Salud y Solidaridad, Catherine Vautrin, presentó en el Parlamento francés un proyecto de ley que legalizaría el suicidio asistido. El proyecto de ley cuenta con el apoyo del presidente francés, Emmanuel Macron. Naturalmente, el gobierno francés presentó el proyecto de ley como motivado por la “compasión” y que sólo permitía el suicidio asistido bajo condiciones “estrictas”. Según la legislación, los pacientes podrían obtener una receta para píldoras letales, si los médicos certifican que padecen una enfermedad incurable.

Según el gobierno, el proyecto de ley es “una respuesta ética a la necesidad de apoyar a los enfermos y a los que sufren. Un proyecto solidario basado en la idea de crear un espacio que no sea ni un nuevo derecho ni una libertad, sino un espacio que sea un equilibrio entre el respeto y la autonomía personal”.

 

La dignidad infinita defiende la dignidad humana intrínseca.

Imprimir PDF

Por el Padre Shenan J. Boquet – presidente de Vida Humana Internacional.

Publicado el 15 de abril del 2024.

 

Cualquiera que se haya tomado el tiempo de leer algo de la gran literatura de la época pagana se sorprenderá rápidamente con algo: si bien muchos de los autores paganos antiguos parecen tener un fuerte sentido de propósito moral, sin embargo, a la vida humana a menudo se la trata de manera sorprendentemente ligera.

Mientras uno lee La Ilíada y la Odisea, por ejemplo, los cadáveres se amontonan. Uno de los epítetos utilizados por Homero para el personaje de Odiseo es el de "asaltante de ciudades", es decir, un hombre famoso por su capacidad para asaltar una ciudad y robar los bienes de los residentes, mientras mataba a los hombres y esclavizaba a las mujeres y a los niños. De hecho, en un momento del texto, Odiseo se jacta abiertamente de haber hecho precisamente esto.

La venida de Cristo y la expansión del cristianismo claramente no extinguieron la tendencia humana hacia la barbarie y la violencia. Incluso la cristiandad se vio a menudo dividida por guerras brutales. Y, sin embargo, una de las fuerzas más poderosas que atrajo a los primeros conversos al cristianismo fue la forma radicalmente diferente en que los primeros cristianos se trataban no sólo entre sí, sino también con los extraños, incluidos (de hecho, especialmente) los débiles y vulnerables.

Aquellas personas que la sociedad pagana consideraba más inútiles y prescindibles fueron precisamente aquellas sobre las que los primeros cristianos derramaron expresamente sus atenciones. Desde el principio los cristianos no sólo gastaron inmensos recursos en rescatar y cuidar a los niños abandonados, sino también a los enfermos, los moribundos y los esclavizados o encarcelados.

Lo hicieron basándose en una convicción inquebrantable de que cada ser humano posee una inmensa “dignidad humana”, una dignidad que tenían simplemente en virtud de ser un ser humano hecho a imagen y semejanza de Dios (Génesis 1:26-27, Catecismo, Nros. 356 y 1702). Además, esta dignidad era algo que nadie podía quitarles y que nadie podía perder, independientemente de lo que hubieran hecho o de cualquier otra característica que pudieran tener.

 

El incesto accidental expone los peligros de la industria de la fertilidad.

Imprimir PDF

Por el Padre Shenan J. Boquet – presidente de Vida Humana Internacional

Publicado el 8 de abril del 2024

 Un hijo no es algo que se le debe a nadie, sino un regalo. El “don supremo del matrimonio” es la persona humana. Un niño no puede ser considerado una propiedad, idea a la que conduciría un supuesto “derecho a un niño”. En este ámbito, sólo el niño posee derechos genuinos: el derecho “a ser fruto del acto específico del amor conyugal de sus padres” y “el derecho a ser respetado como persona desde el momento de su concepción”.

— Catecismo de la Iglesia Católica, Nro. 2378

Durante décadas, los activistas provida han advertido que las tecnologías de reproducción artificial son una pesadilla ética y producirán una serie de resultados pragmáticos negativos. Muchas de estas críticas tienen que ver con la forma en que estas tecnologías mercantilizan (y, en última instancia, destruyen) la vida humana. Bajo la lógica interna de la reproducción artificial, el niño ya no es visto como un regalo, sino como un producto que se puede comprar. Y si ese producto no cumple con los estándares deseados, o se considera “superfluo”, entonces puede ser destruido (como lo han sido muchos millones de niños concebidos mediante fertilización in vitro).

Sin embargo, existe una preocupación particular que está recibiendo un mayor escrutinio últimamente: debido a que algunos donantes de esperma son padres biológicos de docenas, o incluso cientos, de niños, es concebible que estos niños se conozcan sin saber que son hermanos. Y si se involucraran románticamente, entonces el resultado sería un incesto accidental.

Hasta hace poco, ésta era una preocupación puramente teórica (aunque urgente). Pero la reciente decisión de una mujer llamada Victoria Hill de hacer pública su historia ha puesto de relieve no sólo el hecho de que ha ocurrido un incesto accidental, sino que es muy probable que suceda muchas más veces (y probablemente ya haya sucedido).

 

Reclamando lo sagrado el misterio y la dignidad de la existencia.

Imprimir PDF

Por el Padre Shenan J. Boquet – presidente de Vida Humana Internacional

Publicado el 1 de abril del 2024

 

La liturgia del Triduo Pascual está llena de muchos momentos de gran belleza, desde el lavatorio de los pies el Jueves Santo hasta la postración ante la cruz el Viernes Santo. Sin embargo, pocos momentos son tan conmovedores como cuando nos encontramos en una iglesia a oscuras, iluminada sólo por cientos de velas sostenidas por el clero y los fieles, el Sábado Santo, escuchando los exquisitos versos del “exultet” pascual declamados desde el púlpito.

“Esta es la noche”, entona repetidamente el diácono (o sacerdote). “Esta es la noche que con una columna de fuego desterró las tinieblas del pecado. Esta es la noche cuando Cristo rompió las rejas de la muerte y resucitó victorioso del inframundo”.

Es difícil pensar en algún momento de toda la liturgia de la Iglesia que cautive tan completamente la imaginación, en el que sea tan fácil perderse por completo en una sensación abrumadora de belleza y poder, o entregar el corazón con tanta facilidad a un espíritu de alabanza y acción de gracias. Para nosotros, la gente moderna, que estamos tan acostumbrados a vivir en el perpetuo resplandor de la luz artificial, hay algo especialmente conmovedor en una iglesia iluminada sólo por el resplandor de las velas. Érase una vez, esas liturgias a la luz de velas o linternas habrían sido la norma. Pero para nosotros, el dramatismo de un servicio a la luz de las velas se ve intensificado por el hecho de que es muy raro que experimentemos algo así. Y luego está la belleza incomparable de la poesía del exultet, una oración de hace unos 1.500 años. La traducción inglesa que habitualmente se utiliza logra preservar la trascendencia del latino original. Cuando se canta bien, a uno le cuesta reprimir las lágrimas. Pero ¿por qué lo haríamos? Si alguna vez hubo un motivo para llorar de alegría, ese es la Vigilia Pascual.

 


Pág. 2 de 98