Redessvida.org

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

Los horrores de la píldora abortiva y la esperanza de revertirla.

Imprimir PDF

Por el Padre Shenan J. Boquet – presidente de Vida Humana Internacional.

Publicado el 18 de diciembre de 2023.


Una de las tendencias más preocupantes de los últimos años ha sido el rápido crecimiento de los llamados “abortos con medicamentos”. Se trata de abortos que no se realizan con instrumentos quirúrgicos, sino mediante dos medicamentos abortivos, que a menudo las madres toman en casa, lejos de la supervisión médica.

Los dos medicamentos involucrados en un aborto con medicamentos son la mifepristona y el misoprostol. Durante un aborto con medicamentos, la mujer primero toma mifepristona, que imita la hormona natural progesterona uniéndose a los receptores de progesterona en el útero. Al hacerlo, la droga hace que los niveles naturales de progesterona en el cuerpo de la mujer caigan a niveles peligrosos. El resultado es que el niño recién implantado muere de hambre y se desprende del útero. A continuación, la mujer toma misoprostol, que provoca las contracciones del útero, expulsando así al niño muerto y completando el aborto.

Una investigación realizada por el Instituto Guttmacher, a favor del aborto, anteriormente el brazo de investigación de Planned Parenthood, ha revelado que los abortos con medicamentos constituyen ahora más del 50% de todos los abortos en los Estados Unidos. Y los grupos abortistas están buscando proactivamente aumentar esa proporción, abogando fuertemente a favor de los abortos con medicamentos.

 

El oscuro legado de Kissinger: convertir el control de la población en un arma.

Imprimir PDF

Por el Padre Shenan J. Boquet – presidente de Vida Humana Internacional

Publicado el 11 de diciembre de 2023


Hace unos años, Henry Kissinger concedió una entrevista al Wall Street Journal sobre China. Kissinger, quien falleció el 29 de noviembre del presente año, fue Secretario de Estado durante la presidencia de Richard Nixon y asesor de seguridad nacional del presidente Gerald Ford. Entre muchas otras cosas, Kissinger es conocido por defender una política de acercamiento entre Estados Unidos y la China comunista, aumentando las interdependencias económicas entre las dos superpotencias. En la entrevista del Wall Street Journal, se le preguntó a Kissinger sobre sus sentimientos sobre el nacionalismo chino y cómo eso podría afectar el orden global.

Curiosamente, Kissinger inmediatamente comenzó a reflexionar sobre cómo los niños en China provienen abrumadoramente de familias con un solo hijo. Un resultado de esto señaló, es que cada niño tiene cuatro abuelos y dos padres que ponen toda su energía en un solo niño. En consecuencia, dijo, los niños “se vuelven muy egocéntricos y asertivos”, y se les “inculca que, si no obtienen notas sobresalientes en la escuela, han deshonrado a la familia”. A Kissinger le preocupaba que cuando esta generación de niños fuera puesta a cargo de la política exterior, “podrían ser bastante despiadados”.

Para concluir, Kissinger señaló que, si bien es un “fenómeno extraño” que el predominio de la familia de un solo hijo esté produciendo “un cambio mayor en la cultura china” con implicaciones potencialmente globales, “existen buenas razones demográficas” para esta situación. En otras palabras, está lejos de él cuestionar el hecho de que China impuso brutalmente una política de hijo único durante décadas. Después de todo, había “buenas” razones para hacerlo.

 

Dos obispos expresan su preocupación por el sínodo del Vaticano.

Imprimir PDF

Por el Padre Shenan J. Boquet – presidente de Vida Humana Internacional.

Publicado el 4 de diciembre de 2023.



Como muchos líderes católicos, he estado prestando mucha atención al Sínodo sobre la Sinodalidad en curso en el Vaticano, que recientemente concluyó una serie de reuniones en las que participaron cientos de obispos, teólogos y otros asesores religiosos y laicos. Y como muchos líderes católicos, lo he hecho con una inquietud considerable y creciente.

Por lo tanto, recientemente leí con interés las declaraciones de dos obispos que participaron en las reuniones recientes: el obispo Robert Barron y el arzobispo Anthony Fisher, en las que ambos obispos expresaron reflexivamente una serie de preocupaciones superpuestas sobre cómo se está desarrollando el Sínodo.

 

Los términos ambiguos generan confusión.

El término “sínodo” deriva del término griego “synodos”, que puede traducirse como “reunión” o “asamblea”. En la historia de la Iglesia, el término se ha utilizado típicamente para referirse a una reunión o reunión de obispos, es decir, los pastores de la Iglesia, para discutir diversas cuestiones doctrinales o pastorales.

El sitio web oficial del Vaticano para el Sínodo sobre la Sinodalidad, sin embargo, define el término en términos más amplios, como “el estilo particular que califica la vida y la misión de la Iglesia, expresando su naturaleza como Pueblo de Dios que camina unido y se reúne en asamblea, convocado por el Señor Jesús en el poder del Espíritu Santo para proclamar el Evangelio”.

El objetivo del Sínodo, afirma el Vaticano, es “brindar una oportunidad para que todo el Pueblo de Dios discierna juntos cómo avanzar en el camino hacia ser una Iglesia más sinodal a largo plazo”.

 

Dos tratados amenazan con exigir el aborto a nivel internacional.

Imprimir PDF

Por el Padre Shenan J. Boquet – Presidente de Vida Humana Internacional.

Publicado el 27 de noviembre de 2023.


Los expertos provida están dando la alarma sobre dos importantes tratados internacionales que, según dicen, podrían usarse para obligar a Estados Unidos y a muchas otras naciones a reconocer el aborto voluntario hasta las 40 semanas. El primero de estos documentos es una propuesta de “tratado pandémico”, que está siendo defendido por la Organización Mundial de la Salud (OMS), organización estridentemente proaborto.

Aunque el tratado se encuentra apenas en la etapa de redacción, ya hay indicios claros de que sus planificadores tienen la intención de utilizarlo para promover la idea de que el acceso al aborto es un servicio “necesario” durante las pandemias. 
El segundo tratado problemático es el Acuerdo UE-ACP (también conocido como Acuerdo de Samoa), que es un tratado con duración de 20 años entre setenta y nueve países de África, el Caribe y el Pacífico, y la Unión Europea. Como se ha vuelto estándar en las negociaciones internacionales, las naciones poderosas del primer mundo están utilizando este tratado para imponer su visión moral corrupta del mundo a naciones menos poderosas, pero a menudo provida y profamilia.

 


Pág. 5 de 96