Redessvida.org

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

Elegir la aventura a pesar de los riesgos.

Imprimir PDF

Por el Padre Shenan J. Boquet – Presidente de Vida Humana Internacional.

Publicado el 24 de Enero del 2022.

El Papa Francisco causó una gran consternación entre los activistas del control de la población cuando recientemente llamó a la tendencia creciente de reemplazar a los bebés humanos con lo que a veces, de manera algo nauseabunda, se denominan "bebés peludos", es decir, mascotas. “Hoy vemos una forma de egoísmo”, dijo el Papa en una audiencia pública a principios de enero. “Vemos que la gente no quiere tener hijos, o uno solo y no más. Y muchas, muchas parejas no tienen hijos porque no quieren, o solo tienen uno, pero tienen dos perros, dos gatos. Sí, los perros y los gatos reemplazan a los niños”. “Esta negación de la paternidad o la maternidad nos disminuye, nos quita nuestra humanidad”, agregó.

Las declaraciones causaron bastante furor en los medios. En un artículo de opinión publicado en CNN, Alistair Currie, jefe de campañas y comunicaciones de Population Matters, declaró pomposamente que los comentarios del Papa “están totalmente equivocados”.

Según Currie, elegir tener pocos o ningún hijo es siempre y en todas partes una elección desinteresada. “La elección de tener una familia pequeña, o ninguna familia humana, es una que ayuda a todos”, escribió, “en particular a los niños, cuyo futuro depende de un planeta más sostenible”. Agrega que “mostrar amor por los animales es algo que realza y demuestra nuestra humanidad, en lugar de disminuirla”. Déjenme ver si estoy entendiendo esto de manera correcta: Por un lado, elegir tener hijos es una elección inhumana, particularmente hacia los hijos (que sufrirán si los engendramos). Pero, por otro lado, elegir tener mascotas no humanas es una elección humana que demuestra nuestra humanidad.

 

Peligros para la vida en las pruebas prenatales.

Imprimir PDF

Por el Padre Shenan J. Boquet – Presidente de Vida Humana Internacional.

Publicado el 10 de Enero del 2022.


Las pruebas prenatales modernas, no invasivas (llamadas PPNI, para abreviar) están ganando popularidad y son utilizadas por cientos de miles, sino millones, de mujeres cada año solo en los Estados Unidos. Estas pruebas altamente rentables, que prometen a los padres un vistazo al futuro de un niño no nacido, mediante la detección de algún tipo de malformación o anomalía genética, se comercializan agresivamente a las mujeres embarazadas, y en muchos consultorios médicos de obstetricia y ginecología ahora son rutinarias.

Sin embargo, una nueva investigación devastadora realizada por The New York Times descubrió que muchas de esas pruebas, que no están reguladas en absoluto por la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos, por sus siglas en inglés), no son ni remotamente tan precisas como las compañías biomédicas detrás de ellas quisieran que los padres creyeran. Los materiales de marketing publicados por las empresas fabricantes de estas pruebas sugieren que las mismas son “confiables” y “altamente precisas”. Sin embargo, en realidad, algunas de las pruebas más comunes arrojan falsos positivos hasta en un 85-90% de las veces, según el análisis del The New York Times. Las pruebas que analizó el diario NY Times son análisis de sangre, utilizando sangre extraída de la madre en el primer trimestre del embarazo. El atractivo de este tipo de pruebas es que son significativamente menos invasivas que otras formas de prueba, como la amniocentesis, que requiere extraer una muestra de líquido amniótico y que conlleva un riesgo de aborto espontáneo. Un folleto de marketing de una empresa de pruebas promete que las pruebas pueden proporcionar “tranquilidad” a los padres. Sin embargo, como señala el NY Times, los padres que reciben un resultado positivo a menudo encuentran cualquier cosa menos tranquilidad:

En entrevistas realizadas, a 14 pacientes que obtuvieron falsos positivos dijeron que la experiencia fue angustiosa. Recordaron haber investigado frenéticamente condiciones médicas de las que nunca habían oído hablar, seguidas de noches y días sin dormir escondiendo sus abultados vientres a sus amigos. Ocho dijeron que nunca recibieron información sobre la posibilidad de un falso positivo y cinco recordaron que su médico trató los resultados de la prueba como definitivos.

Desafortunadamente, gran parte de este sufrimiento mental no se precipita simplemente por el conocimiento de que su hijo puede estar sufriendo una malformación grave o un trastorno genético. Gran parte de esto se debe a la sensación de sentirse presionados como padres que deben hacer algo al respecto de esta complicación médica, es decir, deben tomar rápidamente una decisión sobre si abortarán o no a su hijo. En teoría, se supone que las mujeres cuyos hijos concebidos arrojan un resultado positivo en uno de los análisis de sangre deben someterse a pruebas más confiables, pero aún lejos de ser perfectas, como las que se realizan a través de la amniocentesis: es decir, la extracción de una muestra de líquido amniótico. Sin embargo, un estudio de 2014 encontró que más del 6% de las mujeres simplemente abortaron a sus hijos sin realizar pruebas de seguimiento. Sin duda, algunos de esos niños estaban sanos.

 

Cuidado con los peligros de TikTok.

Imprimir PDF

Por el Padre Shenan J. Boquet – Presidente de Vida Humana Internacional.

Publicado el 10 de Enero del 2022.


Los extremistas LGBT se dirigen deliberadamente a los niños con propaganda peligrosa utilizando métodos diseñados para garantizar que los padres de los niños no sepan nada al respecto. Esa es la inquietante lección de dos historias que surgieron en las últimas semanas.

La primera historia involucra un alboroto que estalló en una escuela en California. Los padres se han levantado en armas después de que se reveló que dos maestros de la escuela han estado "acechando" digitalmente a sus estudiantes para encontrar reclutas maleables para su club LGBT.

En comentarios grabados, los maestros se jactaron de cómo usaron tecnología diseñada para monitorear a sus estudiantes durante el aprendizaje en línea debido a la pandemia del COVID-19 para ver qué estudiantes visitaban sitios web con temas LGBT o hablaban con sus compañeros sobre temas LGBT. Luego se comunicarían personalmente con esos estudiantes y los invitarían a unirse al "Club de la Igualdad".

En un caso, los maestros entrenaron a una niña de doce años sobre cómo desarrollar una identidad "transgénero", mientras se aseguraban de que sus padres no se enteraran. La madre de la niña solo se enteró de que su hija ahora era "transgénero" cuando la llamaron a una reunión en la escuela.

 

Tu corazón es un remedio provida.

Imprimir PDF

Por el Padre Shenan J. Boquet – Presidente de Vida Humana Internacional.

Publicado el 3 de enero del 2022.

 

El comienzo de un nuevo año es un momento para mirar hacia atrás y hacia adelante. Al mirar hacia atrás, revisamos el año pasado desde la perspectiva del punto de vista de un ave del presente, reconociendo y celebrando los logros alcanzados, mientras catalogamos sin piedad las áreas en las que nos quedamos cortos. Mirando hacia el futuro, hacemos planes para el próximo año y tomamos el tipo de resoluciones que maximizan la probabilidad de que logremos nuestras metas.

"¿No sabéis que en una carrera todos los corredores corren, pero solo uno se lleva el premio?" escribe San Pablo en la Primera Carta a los Corintios. “Corre de tal manera que obtengas el premio. Todos los que compiten en los juegos entran en un entrenamiento estricto. Lo hacen para conseguir una corona que no dura, pero nosotros lo hacemos para conseguir una corona que si dura para siempre”. (1 Corintios 9: 24-25).

San Pablo sabía bien que los grandes logros son posibles solo cuando mantenemos un enfoque como un láser en la tarea que tenemos entre manos, estando dispuestos a sacrificar las comodidades presentes por la gloria futura. La mediocridad, por otro lado, es una consecuencia de distraerse con las muchas trivialidades que prometen placer, pero que inevitablemente solo conducen a la deflación y el disgusto.

 


Pág. 5 de 74