Redessvida.org

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

Los niños son un regalo y signo de esperanza, no una carga.

Imprimir PDF

Por el Padre Shenan J. Boquet – presidente de Vida Humana Internacional

Publicado el 20 de mayo del 2024

 

Hace unos días, el Wall Street Journal publicó un largo artículo con el titular: “De repente no hay suficientes bebés. El mundo entero está alarmado”.

El artículo es sólo una prueba más del cambio masivo en el discurso público que he notado en varias columnas recientes, es decir, que después de décadas de alarmismo sobre la sobrepoblación, muchos expertos están repentinamente despertando a la realidad de que el problema demográfico más apremiante que enfrentará el mundo no es superpoblación, sino una tasa de natalidad catastróficamente baja. Este fue también el tema de un discurso ampliamente difundido por el Papa Francisco hace una semana y media. El Santo Padre se dirigió a la cuarta reunión de los miembros de la OEA sobre la natalidad.

 

La vida humana es un regalo, no un problema.

En su discurso, el Papa Francisco lamentó la dramática caída de las tasas de natalidad en el mundo desarrollado e instó a sus oyentes a tomar medidas concretas para crear políticas y una cultura donde la vida humana sea bienvenida y valorada. Abrió sus comentarios señalando que, en la historia reciente, muchos teóricos han argumentado que hay demasiados humanos y que la superpoblación causaría “desequilibrios económicos, falta de recursos y contaminación”.

El Santo Padre descartó estas teorías no sólo por considerarlas “anticuadas”, sino también por considerarlas fundamentalmente erróneas, particularmente en la forma en que tratan a los seres humanos como “problemas”. “La vida humana no es un problema, es un regalo”, afirmó enfáticamente.

En última instancia, añadió, problemas como los desequilibrios económicos y la contaminación no son un problema de demasiada gente, sino más bien “las elecciones de quienes sólo piensan en sí mismos, el delirio de un materialismo desenfrenado, ciego y rampante, de un consumismo que, como un virus maligno, socava la existencia de las personas y de la sociedad desde la raíz”.

 

La gran dignidad de la maternidad otorgada por Dios.

Imprimir PDF

Por el Padre Shenan J. Boquet – presidente de Vida Humana Internacional.

Publicado el 13 de mayo del 2024.

 “La ternura paternal de Dios también puede expresarse mediante la imagen de la maternidad (Isaías 66:13; Salmo 131:2), que enfatiza la inmanencia de Dios, la intimidad entre el Creador y la criatura. El lenguaje de la fe se basa así en la experiencia humana de los padres”.  -  Catecismo de la Iglesia Católica, Nro. 239

Los cristianos suelen hablar de Dios como nuestro "Padre". Esto es por una buena razón. Cristo mismo habló en sus oraciones al "Padre". Cuando sus apóstoles le pidieron que les enseñara a orar, Él les enseñó una oración que ahora conocemos como el Padre Nuestro.

Y, sin embargo, en su carta apostólica sobre la “dignidad de la mujer”, Mulieris Dignitatem, el Papa San Juan Pablo II dice, “en muchos pasajes de las Escrituras el amor de Dios se presenta como el amor masculino del esposo y padre (Oseas 11,1-4; Jeremías 3,4-19), pero también a veces como amor femenino de madre” (Nro. 8). destaca varios pasajes de las Escrituras que hablan de Dios como evidencia de las cualidades de una madre.

El profeta Isaías, por ejemplo, escribió: “Pero Sión dijo: El Señor me ha abandonado, mi Señor me ha olvidado. ¿Puede una mujer olvidarse de su niño de pecho, para no tener compasión del hijo de su vientre? Incluso éstos podrán olvidar, pero yo no me olvidaré de vosotros” (49:14-15).

En otra parte, Isaías escribe este evocador pasaje: “Como aquel a quien consuela su madre, así yo os consolaré a vosotros; seréis consolados en Jerusalén” (Isaías 66, 13). El salmista usa prácticamente la misma analogía y escribe: “Como un niño tranquilo al pecho de su madre; como un niño que se aquieta es mi alma. Oh, Israel, espera en el Señor” (Salmos 131,2-3).

 

¿La violencia sexual está impulsada por la pornografía?

Imprimir PDF

Por el Padre Shenan J. Boquet – presidente de Vida Humana Internacional

Publicado el 6 de mayo del 2024

Advertencia: esta columna incluye algunas descripciones de naturaleza madura e inquietante. Se recomienda discreción del lector.

 

Recientemente, una mujer llamada Kitty publicó un libro sobre un año durante el cual decidió experimentar con el sexo casual. Su propósito declarado era deshacerse de la profunda aversión que había sentido hacia el sexo desde que fue agredida por un niño cuando solo tenía diez años.

“No más culpa. No más autodesprecio. No más autolimitación. Me sentí liberada y sin miedo”. Esos fueron sus pensamientos mientras se embarcaba en un año en el que tendría relaciones físicas casuales con diez hombres diferentes.

Como era de esperar, no salió como ella esperaba. Lo que comenzó como un gesto simbólico para expresar su libertad del trauma de ese primer encuentro, rápidamente se convirtió en una pesadilla que la dejó aún más profundamente herida que antes. Como tantos jóvenes, Kitty había creído la mentira de que el sexo es, o puede ser, un “pasatiempo” puramente inofensivo, al que se puede disfrutar libremente, sin consecuencias graves. Sin embargo, rápidamente descubrió lo que tantas jóvenes ingenuas descubren cuando ponen en práctica las mentiras de la revolución sexual: tener sexo casual es exponerse a ser herida emocionalmente y abusada físicamente por hombres sin escrúpulos.

Al final del año, Kitty había sido violada varias veces. También había sido sometida repetidamente a violencia sexual, de un tipo que se ha vuelto sorprendentemente común. En una ocasión, mientras Kitty se despedía de un hombre que le parecía simpático, de repente se encontró con sus manos alrededor de su garganta, asfixiándola. Otra de sus parejas ocasionales también la estranguló durante uno de sus encuentros, también sin previo aviso ni permiso.

 

La disminución de la población destruye el futuro de la civilización.

Imprimir PDF

Por el Padre Shenan J. Boquet – presidente de Vida Humana Internacional.

Publicado el 29 de abril del 2024.



La película de 2006 Hijos de los Hombres (Children of Men), basada en una novela del mismo nombre, imagina un mundo en el que toda la raza humana ha sufrido infertilidad durante más de dos décadas. El resultado es una civilización totalmente desprovista de bebés y niños, y en la que el ser humano más joven tiene más de veinte años. El estado de ánimo general de la raza humana, ante la perspectiva de extinción, es de inutilidad y desesperación. El resultado es que el mundo está desgarrado por la guerra y la violencia. Sin embargo, en medio de esta oscuridad surge un milagro: una mujer embarazada, la única mujer embarazada conocida en el mundo. De repente, hay una luz. Hay esperanza. Hay algo por lo que vale la pena vivir, algo por lo que vale la pena luchar.

Si bien la película es una fantasía distópica, a través de la exageración llama nuestra atención sobre el milagro, a menudo poco apreciado, de la llegada de una nueva vida humana, y el impacto que este evento tiene no sólo en la mujer que espera el hijo, sino en todos los que la rodean y en la sociedad en conjunto. Es instructivo observar a una nueva madre mientras carga a su bebé recién nacido. Si el bebé está en un cochecito en la calle, incluso completos extraños se detendrán y tomarán el dedo meñique del bebé en sus manos, le sonreirán y hablarán como un bebé. Es probable que una nueva madre caminando por el pasillo de la iglesia capte la atención embelesada de la mitad de la congregación, algunos de los cuales saludarán en voz baja al bebé, tratando de obtener una reacción.

Las personas mayores a veces sienten que se han vuelto diez años más jóvenes cuando se enteran por primera vez de que van a convertirse en abuelos. De repente, no es sólo el declive de la vejez lo que tienen que esperar, sino más bien el amor que pueden derramar sobre un nieto y una especie de revivir sus propios años de juventud y paternidad (¡pero sin toda la responsabilidad!).

Esa es la alegría que puede traer un bebé. Y esa es, al parecer, la alegría a la que toda nuestra civilización ha dado la espalda.

 


Pág. 1 de 98