Redessvida.org

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Inicio Publicaciones Columna HLI La conexión entre la anticoncepción y el aborto (1/3)

La conexión entre la anticoncepción y el aborto (1/3)

Imprimir PDF

Padre Shenan Boquet
Presidente
Human Life International (HLI)

Los tentáculos de la mentalidad anticonceptiva

Cualquier buen médico sabe que si bien es cierto que es necesario tratar o controlar los síntomas de una enfermedad, si no se combate la causa, el paciente con frecuencia se pondrá mucho peor a largo plazo.

El fundador de HLI, el Padre Paul Marx, OSB, creía fervientemente que, visto en sentido amplio, el aborto es solamente el síntoma de una enfermedad cultural y espiritual mucho más profunda. Al padre le preocupaba que si no abordábamos este problema más profundo, pudiéramos salvar muchas vidas, pero progresaríamos muy poco en cuanto a acabar con la “cultura” de la matanza de niños por nacer.

El Padre Marx consideraba que la verdadera raíz del aborto y de otros de los males de la “cultura” de la muerte era la “mentalidad anticonceptiva.” Como él mismo decía: “Si bien necesitamos una variedad de grupos provida que ataquen al monstruo anti-vida, es enormemente inútil y de hecho con poca visión pasar por alto la principal causa de la matanza de bebés no nacidos: la anticoncepción” [1].

Desafortunadamente, muchas personas, incluso dentro del movimiento provida, aún reaccionan con incredulidad ante la afirmación del Padre Marx. En muchos casos, incluso entre nuestros sacerdotes, obispos y hermanos cristianos, se han aceptado los argumentos y la propaganda del movimiento abortista. Creen ingenuamente que la anticoncepción es, en última instancia, un pecado “menor” – si es que acaso creen que es pecado – y un asunto que es mejor dejar al discernimiento de cada matrimonio. Además, para muchos es muy difícil imaginar cómo podríamos tan siquiera empezar a “poner los puntos sobre las íes,” por decirlo de algún modo – es decir, convencer a los católicos, por no mencionar la cultura general, de rechazar la anticoncepción. La tecnología es hoy tan barata, sencilla y accesible, y los aparentes “beneficios” tan tentadores, que abordar el tema de la anticoncepción es como luchar contra molinos de viento. Por ello, bajan los brazos desesperanzados.

En cierto sentido, puedo comprender esta perspectiva derrotista. En nuestro contexto cultural actual, es difícil incluso iniciar una conversación tranquila y objetiva sobre la moralidad y el costo oculto de la anticoncepción sin recibir burlas y ser rechazados de plano. Por otra parte, la enseñanza de la Tradición de la Iglesia sobre el tema es tan vasta y la evidencia que la respalda tan convincente, que aún me sorprende como muchos puedan pretender negar que todo lo que Pablo VI predijo en la Encíclica Humanae vitae se haya convertido en una dramática realidad.

La anticoncepción ofrece placer sexual sin consecuencias. Y sin embargo, desde que los anticonceptivos empezaron a manufacturarse y distribuirse a gran escala, hemos visto de todo menos relaciones sexuales sin consecuencias. En su lugar, hemos presenciado una explosión de

la tasa de abortos, un gigantesco incremento de enfermedades de transmisión sexual, una transformación radical de la moral sexual - con la incursión de la pornografía y los encuentros sexuales casuales y sin sentido, que dejan innumerable cantidad de hombres y mujeres

emocionalmente dañados - y el aumento de un control poblacional coercitivo (a veces de forma brutal) patrocinado por el Estado, como es el caso de China. Todo lo cual fue predicho por Pablo VI en Humanae vitae, no. 17.

VHI agradece la traducción de este artículo a Luis Fernando Calvo, Director Ejecutivo de Opciones Heroicas, Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla , Costa Rica.


Continuará.

Nota:

[1]. https://www.hli.org/resources/contraception-lead-abortion/.


 

MENSAJE DE PADRE SHENAN BOQUET

Formación Provida Campus Virtual

Importancia de la capacitación provida



VER CURSOS PROVIDA