Redessvida.org

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Inicio Noticias VOTAR EN CONCIENCIA: LOS CATOLICOS Y LA POLITICA

VOTAR EN CONCIENCIA: LOS CATOLICOS Y LA POLITICA

Imprimir PDF

(Pbro. Fco. Javier Astaburuaga Ossa/Doctor en Derecho Canónico)

Los grandes desafíos de la sociedad actual y la responsabilidad de elegir a las autoridades del futuro gobierno y legisladores que deben conducir los destinos de nuestra patria nos invitan a mirar con profunda verdad y realidad la situación de nuestro país y responder a sus exigencias de bien común. Una tarea ardua, pero una tarea de todos. Y lo hacemos hoy también iluminados por la palabra del Papa Francisco, Obispo de Roma y Pastor de la Iglesia Universal. Invitándoles a leer estas páginas con apertura de mente y corazón, abriendo el horizonte para encontrar las respuestas más verdaderas a los problemas complejos que la realidad y la política nos presentan.

Así, los contenidos están dedicados especialmente a facilitar el discernimiento,la reflexión y la toma de decisiones en materias tan fundamentales para el Chile de hoy y de mañana, pues de nosotros depende el bienestar y el desarrollo que deseamos entregar a las futuras generaciones.

Los hombres y mujeres de nuestro tiempo tenemos la hermosa tarea de invitar a los chilenos a construir un país de hermanos, donde se respete la dignidad de la familia fundada en el matrimonio entre un hombre y una mujer; y el respeto por la vida del que está por nacer desde la concepción hasta su muerte natural. El trabajo, la educación, la salud, la naturaleza, el emprendimiento y tantos otros ámbitos de la vida del hombre en sociedad no pueden quedar ajenos a nuestra reflexión, ya que desde estas áreas y su adecuación a la dignidad humana y conservación de la creación, se tomarán decisiones que tendrán repercusiones en todo el tejido social.

Es decir, la construcción de una sociedad donde la dignidad de la persona humana, en todas las dimensiones de su existencia, no solo es un imperativo jurídico, sino también ético. Por eso la conciencia se debe formar y respetar en la toma de decisiones mirando al bien común y no solo al bien personal o partidario, pues se trata de ser promotores de la justicia y la verdad en una sociedad globalizada que reclama una economía de la solidaridad.

No tengamos miedo de anunciar la Buena Nueva de la salvación y la alegría de ser católicos. Salgamos a las fronteras de la existencia humana para decirle al mundo que Dios hace nuevas todas las cosas y que el Evangelio de la Vida es el camino de la esperanza cristiana.

Que la verdad, la bondad y la belleza de Dios, hecha imagen viva en el ser humano de manera única y privilegiada, nos interpelen para ser testigos de la justicia, constructores de la paz y artífices de la caridad en todos los rincones de nuestra patria.

Así, la entrega generosa y desinteresada, los altos ideales, tareas y desafíos que nos pone la historia por delante, tanto en el presente como en el futuro, sean un llamado a una convicción profunda de que, sirviendo, somos salvados en la esperanza. Esta fue la decisión y convicción de Tomás Moro. Y esta también puede ser nuestra decisión al momento de votar en conciencia y comprometernos con la política en su más genuino significado en vistas a construir el bien común.