Redessvida.org

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Inicio Noticias Cristianizar Halloween

Cristianizar Halloween

Imprimir PDF

Autor: Miguel Manzanera, SJ

Dentro del mundo católico los días primero y segundo se celebran la Fiesta de Todos los Santos y la conmemoración de los Fieles Difuntos. Ambas celebraciones, ya seculares enfrentan el peligro de ser desvirtuadas con el “Halloween”.

La Fiesta de Todos los Santos inicialmente correspondía al el 13 de mayo, pero el Papa Gregorio III (+741) la trasladó al 1° de noviembre por ser el día de la "Dedicación" de la Capilla de Todos los Santos en la Basílica de San Pedro en Roma. Más tarde, en el año 840, el Papa Gregorio IV ordenó que esta fiesta de "Todos los Santos" se celebrara universalmente.

Al ser una fiesta mayor se celebraba también la víspera el 31 de octubre o sea Vigilia de todos los Santos, en lengua inglesa "All Hallow"s Even", abreviadamente “halloween”. Sin embargo aquí se fueron incrustando ritos que se remontan a los antiguos pueblos celtas en Irlanda. Sus sacerdotes paganos, los druidas, adoraban al Diablo y a los árboles. Éstos al terminar el otoño a finales de octubre habían perdido sus hojas como símbolo de la muerte a la espera de un renacimiento. También creían que las almas reencarnadas en esa fecha volvían a su antiguo hogar a pedir comida a sus moradores, quienes estaban obligados a dársela.

Por eso celebraban el final del año céltico con la fiesta del señor de la muerte, Samhain, quien para satisfacer su ansia de sangre exigía celebrar sacrificios humanos. Por eso los druidas recorrían las casas amenazando con la muerte a sus habitantes si no cedían algún servidor o algún familiar para realizar los sacrificios humanos en honor de Samhain. Lo hacían utilizando la amenazante orden “¡Trick or treat!”, literalmente “¡Truco o trato!”.

Cuando los pueblos celtas fueron cristianizados no siempre renunciaron a las costumbres paganas. Por eso la Iglesia hizo coincidir esa fiesta pagana con la fiesta de Todos los Santos, a la que posteriormente se añadió la conmemoración de los Fieles Difuntos. Grupos de anglosajones al emigrar a los Estados Unidos, siguieron practicando sus creencias y sus ritos paganos aunque dando un significado infantil al original “trick or treat”. Los niños iban por la casas pidiendo dulces a cambio de no hacer nada malo.

En las últimas décadas dentro de la llamada cultura globalizada  favorecida por el auge de la comercialización, el halloween se ha puesto de moda a nivel casi universal pero volviendo a la antigua significación  idolátrica y diabólica que ha resurgido con fuerza. Adultos y niños se disfrazan de muertos, calaveras, brujas, diablos, monstruos y fantasmas, cayendo son saberlo bajo  el influjo diabólico.

Un trágico ejemplo ilustrativo de las posibles consecuencias de ese culto al terror y a la muerte ha sido la celebración del halloween este año 2012 en la capital española en el Madrid Arena, escenario de una macrofiesta de música electrónica bajo el título “Thriller Music Park” inspirado en el famoso vídeo macabro de Michael Jackson. La fiesta a la que acudieron unos 10.000 jóvenes y también adolescentes se publicitaba con estas palabras: "Aquí verás cómo en una atmósfera aséptica pero claustrofóbica se desarrollan los juegos más perversos de muñecas malvadas y calabazas asesinas. Pecado, vicio y perversión se combinan con un erotismo demente, y es que nos gusta hacer maldades porque lo mejor es el castigo…".

En plena fiesta a las 3 de la madrugada alguien disparó una bengala causando pánico entre algunos participantes de la fiesta que se abalanzaron hacia la salida, demasiado angosta. Se produjo una avalancha con el trágico balance de tres jóvenes muertas aplastadas y dos en estado crítico. Desde la fe cristiana cabe interpretar este hecho luctuoso como un aviso de la providencia divina a la juventud para no dejarse encandilar por la cultura de la muerte.

También cabe ver una señal divina en la desolación que ha dejado el huracán Sandy causando un centenar de muertes y cuantiosas destrucciones en Nueva York y en otras ciudades de la costa este de Estados Unidos, donde muchos clubes se preparaban para celebrar el halloween dentro de ese ambiente tétrico diabólico.

Por eso la Iglesia aconseja a sus fieles no participar en celebraciones paganas, sino más bien renovar con creatividad la fiesta de Todos los Santos proponiendo a nuestros niños y jóvenes conocer e imitar a las personas han vivido heroicamente las virtudes teologales (fe, esperanza y caridad) y las teologales (prudencia, justicia, fortaleza y templanza), incluso aunque no hayan sido proclamadas oficialmente santas o beatas.

Todos los bautizados renacidos por la obra del Espíritu Divino estamos llamados a la santidad. La Iglesia quiere que celebremos con sana y santa alegría a estas personas, algunas de las cuales tal vez hayan sido familiares o amistades, para que estimulados con su ejemplo y con su protección sigamos sus huellas para llegar a Jesús, el Santo entre los Santos.