Incluso en una pandemia, la batalla contra la cultura de la muerte continúa.

Imprimir

Por el Padre Shenan J. Boquet – Presidente de Vida Humana Internacional.

El mal no descansa, y nosotros tampoco deberíamos

¿Qué es lo primero que te preocupa en una pandemia global? Para muchos de nosotros, es la seguridad de los seres queridos, amigos y vecinos que están en riesgo, o las preocupaciones sobre la economía y cómo podría afectar a nuestra familia. Desafortunadamente, para cierto segmento de nuestra población, lo que más les preocupa es si, y con qué facilidad, las personas podrán matar a sus bebés no nacidos.

Vice News y Mother Jones, dos de las publicaciones más liberales en los Estados Unidos, han respondido a la pandemia pidiendo a la FDA (Administración que regula los Alimentos y Drogas) que relaje las regulaciones que rigen los abortos médicos. El hecho de que esas regulaciones estén diseñadas para proteger a las mujeres de complicaciones mortales que pueden ocurrir durante los abortos médicos no pareció molestarlos. En cambio, argumentaron que la FDA debería legalizar de inmediato que las mujeres aborten a sus bebés en casa usando la píldora abortiva, sin tener que ver a un médico. Según esta propuesta, las mujeres podrían obtener una receta para la píldora abortiva a través de "telemedicina" (es decir, a través de una video conferencia) y luego obtener la píldora por correo o en su farmacia local. Aunque los activistas del aborto sugirieron la relajación de las regulaciones como una respuesta "temporal" al coronavirus, la verdad es casi ciertamente más siniestra. Es muy probable que los grupos de abortos simplemente estén explotando la pandemia mortal para presionar por abortos cada vez más fáciles. Muchos estados actualmente restringen la telemedicina por razones de seguridad de sentido común. Mientras tanto, la FDA no permite el envío de píldoras abortivas por correo, también por razones de seguridad de sentido común. Sin embargo, si la FDA relajara sus reglas durante la pandemia, sería difícil volver a poner al gato en la bolsa más tarde, y ese es el punto. Como dice el viejo refrán, "Nunca dejes que una buena crisis se desperdicie".

Incluso durante una pandemia, la Cultura de la Muerte se niega a descansar

Desafortunadamente, lo que esto muestra es que, incluso en medio de un cierre social casi total, la Cultura de la Muerte no descansa. Todo lo contrario. Parece que los activistas del aborto van a toda marcha para encontrar formas de proteger el acceso al aborto existente y, si es posible, expandirlo. Los legisladores y líderes provida se horrorizaron a principios de este mes por un aparente esfuerzo de la presidente de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, para eludir las prohibiciones sobre la financiación gubernamental del aborto en el proyecto de ley del gobierno federal que proporciona ayuda financiera en respuesta al coronavirus. Durante décadas, las facturas de gastos han estado protegidas por la Enmienda Federal Hyde, que prohíbe que los fondos del gobierno paguen por el aborto.

Sin embargo, según los informes, Pelosi intentó introducir algunos fondos médicos en el proyecto de ley de alivio de coronavirus que no estaba cubierto por la Enmienda Hyde. Un funcionario de la Casa Blanca afirmó que los fondos, desprotegidos por la Enmienda Hyde, podrían terminar como un "fondo para sobornos" para la industria del aborto. Afortunadamente, los legisladores provida intervinieron y se aseguraron de que la Enmienda Hyde se aplicara al proyecto de ley. Sin embargo, en un caso clásico de la olla que llama a la tetera negra, Planned Parenthood acusó a los provida de "usar" la crisis de salud pública "para atacar la cobertura del aborto". En realidad, Planned Parenthood y su gente estaban usando una crisis de salud pública para presionar por más y, lo que es peor, asesinatos financiados por el gobierno.

"Mientras las escuelas están cerrando y los hospitales se están preparando, la presidente Pelosi está librando guerras culturales innecesarias", dijo el senador Ben Sasse (R-NE) en respuesta. “La presidente de la Cámara Baja, Pelosi debería estar luchando contra la pandemia de coronavirus, no politizando los fondos de emergencia al luchar contra la Enmienda bipartidista Hyde. Necesitamos aumentar nuestras pruebas de diagnóstico, no librar guerras culturales a instancias de Planned Parenthood. Caramba."

Si alguna vez hubo un procedimiento médico que cumplió con la definición de "optativo", es el aborto. Los abortos no curan ninguna enfermedad. Lo único que hacen es provocar un bebé muerto y una madre herida. Y, sin embargo, incluso en las jurisdicciones donde la mayoría de las empresas no esenciales están cerrando sus puertas para cumplir con las directivas del gobierno, muchas instalaciones de aborto mantienen sus puertas abiertas, alegando que ofrecen servicios médicos "esenciales". En Illinois, por ejemplo, Planned Parenthood está cerrando muchas de sus clínicas, pero mantiene abiertas las que cometen abortos. Mientras tanto, Massachusetts excluyó explícitamente el aborto de la lista de servicios "no esenciales".

Un artículo del Huffington Post lamentó que el coronavirus podría "paralizar los servicios de aborto". Si bien esto aún no ha demostrado ser el caso, si fuera a suceder, sería un rayo de sol en medio de la tormenta.

 

La lucha provida continua.

El mal no descansa. Y tampoco nosotros deberíamos.

En un caso de hipocresía flagrante, los activistas del aborto están respondiendo al brote del coronavirus criticando a 40 Days For Life (40 Días por la Vida) por mantener sus pacíficas vigilias de oración fuera de las clínicas de aborto. Sin embargo, claramente la única razón por la que los voluntarios de 40 Days For Life tienen que estar allí es porque las clínicas de abortos continúan realizando abortos. Es decir, las clínicas de abortos continúan realizando un procedimiento electivo médicamente innecesario, un procedimiento que conlleva el riesgo de complicaciones, con el riesgo de sobrecargar un sistema de salud ya sobrecargado, en medio de una pandemia, y se atreven a criticar a los providas.

Por supuesto, los provida que participan en 40 Days For Life deben escuchar las directivas del gobierno sobre el tamaño de los grupos y seguir prácticas seguras, como mantener una distancia segura, lavarse las manos, etc. Ese es el punto recalcado por el director de 40 Days For Life, Shawn Carney. en un video reciente y una declaración en la que instó a los participantes a seguir las pautas del CDC (Centro de Control de Enfermedades), limitar el tamaño de los grupos y estar al tanto de las nuevas instrucciones emitidas por las autoridades.

Al mismo tiempo, sin embargo, Carney prometió que, a menos que las vigilias pacíficas estén prohibidas, "no nos vamos a ir".

Él continuó:

Estamos viendo que la industria del aborto hace lo que siempre hace con estas emergencias nacionales.

Usan esto para promover el aborto. Son lo que son. Es lo que hacen. Entonces, quiero alentarlos a que sean quienes realmente son y a que hagan lo que hacen. Y eso es rezar y ayunar.

 

Y a continuar estando físicamente presentes fuera de las instalaciones, si uno se siente llamado a hacerlo. Es sorprendente lo que puede lograr tener incluso un solo individuo provida fuera de una clínica de aborto. Hace unos días me animó una publicación de Facebook de John Barros, un hombre que ha pasado años de su vida parado frente a una clínica de abortos de Florida y que ha salvado a miles de bebés en el proceso. Incluso durante esta pandemia, él ha estado presente. ¡Y en un día la semana pasada, cuatro mujeres cambiaron de opinión y eligieron la vida! Barros describió lo que sucedió con una mujer: “Bajó la ventana y tuvo la sonrisa más bonita. Ella me miró y dijo: "No lo hice". Gracias ", dio un pulgar hacia arriba y se fue".

Sí, debemos tomar precauciones para protegernos a nosotros mismos y a nuestros seres queridos, pero no podemos disminuir nuestros esfuerzos para defender la vida y la familia en ningún porcentaje. Lamentablemente, en Vida Humana Internacional hemos visto donaciones afectadas por esta crisis actual. Espero que muchos otros grupos provida se encuentren con el mismo objetivo Es crucial que los provida no permitan que el miedo y los desafíos asociados con esta pandemia nos distraigan de la batalla por la vida y la familia. Hasta ahora, la pandemia ha cobrado la vida de más de 16,000 personas. Cada muerte es una tragedia, y estas muertes son una tragedia. No minimizaré el alcance de la crisis con la que estamos lidiando. Y, sin embargo, desde que el coronavirus surgió por primera vez hace unos meses, el aborto ha quitado la vida a millones de bebés inocentes.

Incluso, o especialmente, en medio de la agitación social temporal y la incertidumbre, la batalla entre la Cultura de la Muerte y la Cultura de la Vida continúa. Hay muchas maneras en que las personas provida pueden continuar contribuyendo a ese esfuerzo, incluso desde la privacidad de sus propios hogares durante el autoaislamiento. Puede encontrar una lista útil de acciones concretas para tomaren el siguiente link: https://www.lifesitenews.com/blogs/stuck-inside-because-of-coronavirus-here-are-9-pro-life-things-you-can-still-do

También puede visitar el sitio web de Vida Humana Internacional (www.hli.org y www.vidahumana.org ) para obtener más información sobre el movimiento global provida y aprender sobre temas que afectan la vida y la familia. Sin embargo, como siempre, le exhorto especialmente a que se comprometa a profundizar su vida de oración y a orar y ayunar específicamente para el fin del aborto y el triunfo de la Cultura de la Vida. Como cristianos que creen que Cristo ya ganó la batalla, nuestra respuesta a cualquier crisis nunca debe ser el miedo, sino un recurso inmediato a la oración.


Fuente: https://www.hli.org/2020/03/even-in-a-pandemic-the-battle-against-the-culture-of-death-wages-on/