Redessvida.org

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Inicio Publicaciones Columna HLI
Columna Semanal HLI

El incesto accidental expone los peligros de la industria de la fertilidad.

Imprimir PDF

Por el Padre Shenan J. Boquet – presidente de Vida Humana Internacional

Publicado el 8 de abril del 2024

 Un hijo no es algo que se le debe a nadie, sino un regalo. El “don supremo del matrimonio” es la persona humana. Un niño no puede ser considerado una propiedad, idea a la que conduciría un supuesto “derecho a un niño”. En este ámbito, sólo el niño posee derechos genuinos: el derecho “a ser fruto del acto específico del amor conyugal de sus padres” y “el derecho a ser respetado como persona desde el momento de su concepción”.

— Catecismo de la Iglesia Católica, Nro. 2378

Durante décadas, los activistas provida han advertido que las tecnologías de reproducción artificial son una pesadilla ética y producirán una serie de resultados pragmáticos negativos. Muchas de estas críticas tienen que ver con la forma en que estas tecnologías mercantilizan (y, en última instancia, destruyen) la vida humana. Bajo la lógica interna de la reproducción artificial, el niño ya no es visto como un regalo, sino como un producto que se puede comprar. Y si ese producto no cumple con los estándares deseados, o se considera “superfluo”, entonces puede ser destruido (como lo han sido muchos millones de niños concebidos mediante fertilización in vitro).

Sin embargo, existe una preocupación particular que está recibiendo un mayor escrutinio últimamente: debido a que algunos donantes de esperma son padres biológicos de docenas, o incluso cientos, de niños, es concebible que estos niños se conozcan sin saber que son hermanos. Y si se involucraran románticamente, entonces el resultado sería un incesto accidental.

Hasta hace poco, ésta era una preocupación puramente teórica (aunque urgente). Pero la reciente decisión de una mujer llamada Victoria Hill de hacer pública su historia ha puesto de relieve no sólo el hecho de que ha ocurrido un incesto accidental, sino que es muy probable que suceda muchas más veces (y probablemente ya haya sucedido).

 

Reclamando lo sagrado el misterio y la dignidad de la existencia.

Imprimir PDF

Por el Padre Shenan J. Boquet – presidente de Vida Humana Internacional

Publicado el 1 de abril del 2024

 

La liturgia del Triduo Pascual está llena de muchos momentos de gran belleza, desde el lavatorio de los pies el Jueves Santo hasta la postración ante la cruz el Viernes Santo. Sin embargo, pocos momentos son tan conmovedores como cuando nos encontramos en una iglesia a oscuras, iluminada sólo por cientos de velas sostenidas por el clero y los fieles, el Sábado Santo, escuchando los exquisitos versos del “exultet” pascual declamados desde el púlpito.

“Esta es la noche”, entona repetidamente el diácono (o sacerdote). “Esta es la noche que con una columna de fuego desterró las tinieblas del pecado. Esta es la noche cuando Cristo rompió las rejas de la muerte y resucitó victorioso del inframundo”.

Es difícil pensar en algún momento de toda la liturgia de la Iglesia que cautive tan completamente la imaginación, en el que sea tan fácil perderse por completo en una sensación abrumadora de belleza y poder, o entregar el corazón con tanta facilidad a un espíritu de alabanza y acción de gracias. Para nosotros, la gente moderna, que estamos tan acostumbrados a vivir en el perpetuo resplandor de la luz artificial, hay algo especialmente conmovedor en una iglesia iluminada sólo por el resplandor de las velas. Érase una vez, esas liturgias a la luz de velas o linternas habrían sido la norma. Pero para nosotros, el dramatismo de un servicio a la luz de las velas se ve intensificado por el hecho de que es muy raro que experimentemos algo así. Y luego está la belleza incomparable de la poesía del exultet, una oración de hace unos 1.500 años. La traducción inglesa que habitualmente se utiliza logra preservar la trascendencia del latino original. Cuando se canta bien, a uno le cuesta reprimir las lágrimas. Pero ¿por qué lo haríamos? Si alguna vez hubo un motivo para llorar de alegría, ese es la Vigilia Pascual.

 

La corte suprema de estados unidos podría restringir la peligrosa píldora abortiva.

Imprimir PDF

P. Shenan J. Boquet 25 de marzo de 2024.

Nuevos datos publicados por el Instituto Guttmacher, a favor del aborto, han revelado que el número de los llamados "abortos médicos" parece haber aumentado otra vez.

Los abortos con medicamentos, por supuesto, no son "médicos" en absoluto. El término "médico" se deriva de una palabra latina que significa "curar". Y el aborto no cura nada. En cambio, solo quita, mata una vida y deja a la madre física y espiritualmente herida.

Sin embargo, el término es utilizado por los activistas a favor del aborto como un eufemismo para un aborto que se realiza mediante la ingestión de dos medicamentos, mifepristona y misoprostol, en lugar de un procedimiento quirúrgico en el consultorio de un médico. Tales abortos llegaron a la cima de las noticias el año pasado, cuando la estrella del pop Britney Spears reveló que ella y Justin Timberlake habían abortado a su hijo en un procedimiento de este tipo, que Spears describió como la "cosa más agonizante que he experimentado en mi vida".

Desafortunadamente, historias como la de Spears son cada vez más comunes. El porcentaje de todos los abortos inducidos por medicamentos, en lugar de quirúrgicos, ha aumentado constantemente desde el año 2000, cuando el régimen de aborto de dos medicamentos fue aprobado por primera vez por la FDA.

En 2023, informa el Instituto Guttmacher, hubo un total de 642.700 abortos de este tipo, lo que representa alrededor del 63% de todos los abortos en Estados Unidos. Esto marca un salto de un 10% de todos los abortos en solo tres años.

 

El Papa Francisco da la alarma sobre la locura transgénero.

Imprimir PDF

Por el Padre Shenan J. Boquet – presidente de Vida Humana Internacional.

Publicado el 18 de marzo de 2024.


Hace unas semanas, el Papa Francisco dijo algunas palabras duras sobre la ideología de género. “Hoy”, dijo el Papa a los asistentes a una conferencia, “el peor peligro es la ideología de género, que anula las diferencias”.

El título de la conferencia que dirigió el Santo Padre fue “Hombre-Mujer: Imagen de Dios. Hacia una antropología de las vocaciones”. Se celebró en el Vaticano los dos primeros días de marzo. El Santo Padre añadió que él mismo pidió que la conferencia estudiara el tema de la ideología de género, a la que llamó “esta fea ideología de nuestro tiempo, que borra las diferencias y hace que todo sea igual”.

Añadió que “borrar la diferencia es borrar la humanidad”.

Como lo ha hecho a menudo, el Papa Francisco se refirió a la novela distópica El Señor del Mundo, de Robert Hugh Benson, que según el Santo Padre describe un mundo en el que los poderes políticos buscan “borrar todas las diferencias”. Sin embargo, en un mundo saludable, y en la realidad, “el hombre y la mujer se encuentran en una tensión fructífera”.

La sugerencia del Papa de que la ideología de género es “el peor peligro” para la sociedad contemporánea sorprendió a algunos de sus partidarios más progresistas. Los heterodoxos New Ways Ministries emitieron un comunicado expresando alarma, consternación y confusión ante las palabras del Papa.

Si bien señaló que el Papa Francisco se ha reunido varias veces con personas “transgénero” de una manera que algunos han interpretado como una demostración de apertura a la ideología LGBT, New Ways Ministries denunció el hecho de que el Santo Padre habla con frecuencia de ideología de género “en términos casi apocalípticos y sin mucha claridad”. Y, de hecho, el Papa Francisco a menudo ha señalado la ideología de género como una ideología profundamente destructiva y peligrosa. Como dijo a los obispos polacos el año pasado: “¡Hoy niños, si niños, en la escuela se les enseña que cada uno puede elegir su sexo!” ¿Por qué enseñan esto?

 

Francia defiende el aborto en medio de la caída de las tasas de natalidad.

Imprimir PDF

Por el Padre Shenan J. Boquet – presidente de Vida Humana Internacional

Publicado el 11 de marzo de 2023


“Sed sobrios y vigilantes. Tu adversario el diablo, como león rugiente, anda rondando alrededor buscando a quien devorar”.  -  1 Pedro 5:8


La semana pasada, compartí con ustedes algunas de las cifras alarmantes que muestran que muchas naciones occidentales y asiáticas ricas se enfrentan a una escasez de natalidad que probablemente conducirá en algunos casos a un colapso demográfico catastrófico, produciendo todo tipo de trastornos sociales y económicos.

Una de las naciones que se enfrenta a ese futuro es Francia.

Francia anunció recientemente que el número de nacimientos en el país ha caído al nivel más bajo desde la Segunda Guerra Mundial. En 2023, se registraron menos de 700.000 nacimientos en el país, una caída del 20% desde 2010 y una cifra que no se había visto desde 1944.

Con una tasa de fertilidad general de 1,68 hijos nacidos por mujer, la tasa de fertilidad de Francia es más alta que la de muchos países europeos, pero muy por debajo de la tasa de fertilidad de reemplazo de 2,1. La reciente caída de la fertilidad es tan significativa que el presidente francés, Emmanuel Macron, instó recientemente al país a priorizar lo que llamó “rearme demográfico”.

Al reconocer que la tendencia es hacia continuas reducciones de la fertilidad, el presidente expresó su compromiso de aumentar la licencia parental y combatir la infertilidad, a la que llamó “el tabú del siglo”.

 

El antinatalismo provocó una bomba de tiempo demográfica.

Imprimir PDF

Por el Padre Shenan J. Boquet – presidente de Vida Humana Internacional

Publicado el 4 de marzo del 2024

 

“Quería dar a conocer la dramática caída de las tasas de natalidad, especialmente en los países desarrollados. Como bien saben, aproximadamente la mitad de los países del mundo, incluidos todos los países desarrollados, tienen ahora una tasa de natalidad no reproductiva. Naciones enteras están desapareciendo”.   -  Padre P. Marx, Fundador de Vida Humana Internacional, 2000

Incluso aquellos de nosotros que hemos estado advirtiendo durante décadas que las preocupaciones sobre la superpoblación equivalían a una histeria injustificada estamos más que un poco sorprendidos al ver cuán rápidamente ha cambiado la conversación. En las décadas posteriores a la publicación del libro titulado “La bomba demográfica” de Paul Ehrlich en 1968, la idea de que el mundo estaba peligrosamente superpoblado y que la prioridad más urgente que enfrentaba la humanidad era reducir las tasas de fertilidad fue casi universalmente aceptada en los círculos de la élite. En Estados Unidos, la idea de que la superpoblación planteaba una amenaza existencial a la seguridad nacional se expresó en el ahora infame Informe Kissinger (Memorando de Estudio de Seguridad Nacional 200, 1974), que dirigía la política exterior estadounidense a promover el control demográfico en las naciones en desarrollo. Los organismos internacionales como las Naciones Unidas también hicieron del control de la población, mediante formas coercitivas, uno de sus mandatos centrales.

Ciertamente, siempre hubo quienes, como el fundador de Vida Humana Internacional, el P. Paul Marx, OSB, quien respondió que el mundo podría sustentar una población mucho mayor de lo que predijeron demógrafos como Ehlich. Pero eran una pequeña minoría y no fueron escuchados en los medios ni en las esferas del poder político. Y cuando algunas de estas mismas personas, incluido el P. Marx, comenzaron a advertir que, de hecho, la preocupación más urgente era una inminente crisis de despoblación, fueron objeto de burla.

Y, sin embargo, en algún momento de la última década, la situación empezó a cambiar. Se hizo cada vez más común escuchar a burócratas, científicos sociales y grupos de expertos políticos expresar en voz baja su preocupación de que algo estaba en marcha en muchas naciones occidentales y asiáticas ricas que podría tener consecuencias sociales y financieras nefastas, y que no era una superpoblación.

La preocupación que iba surgiendo lentamente quedó bien resumida en el título de un informe de 2006 del Senado canadiense: “La bomba de tiempo demográfica: mitigar los efectos del cambio demográfico en Canadá”. El lenguaje de este informe en gran medida ignorado (en ese momento) fue crudo y fatalista. “La suerte demográfica está echada”, escribió el auditor general del país en ese informe. “Es poco lo que podemos hacer para revertir o incluso frenar el envejecimiento de la población de Canadá en las próximas décadas”.

 

Decisión judicial en alabama genera un debate sobre la ética de la fertilización in vitro.

Imprimir PDF

Por el Padre Shenan J. Boquet – presidente de Vida Humana Internacional.

Publicado el 26 de febrero de 2024.

 
 “En tiempos de engaño, decir la verdad es un acto revolucionario”.   - George Orwell


Hace unos días, la Corte Suprema de Alabama sorprendió al país al hacer algo que es muy raro en la cultura actual: decir la verdad.

En una exitosa decisión de 8 votos en contra a 1, el Tribunal dictaminó que los embriones humanos conservados criogénicamente en clínicas de fertilización in vitro (FIV, por sus siglas en inglés) son “niños extrauterinos” y, por lo tanto, están protegidos por la ley estatal denominada como “muerte por negligencia”. El caso que provocó esta decisión, con implicaciones tan radicales para la creciente industria de la fertilización in vitro, fue llevado a los tribunales por tres parejas que conservaban embriones humanos en una clínica de fertilización in vitro de Alabama. En 2020, un cliente de la clínica entró en el centro de almacenamiento criogénico y extrajo algunos de los embriones. Luego, el cliente dejó caer accidentalmente los embriones, con el resultado de que los embriones murieron. Posteriormente, las parejas que habían conservado los embriones demandaron a la clínica de fertilización in vitro por el cargo de “muerte por negligencia”. Sin embargo, la clínica argumentó que la denominada “Ley de Muerte Injusta de un menor” de Alabama no se aplica a los embriones preservados.

Un juez de un tribunal de circuito inicialmente estuvo de acuerdo con la clínica y decidió desestimar el caso, argumentando que los embriones congelados son considerados propiedad, no personas. Luego, las parejas apelaron y el caso terminó ante la Corte Suprema del estado. En un fallo contundente, el Tribunal afirmó rotundamente que la Ley de muerte Injusta de un menor efectivamente se aplica a los embriones conservados en clínicas de fertilización in vitro. En el fallo mayoritario, el juez de la Corte Suprema de Alabama, Jay Mitchell, dictaminó que la Ley de Muerte Injusta de un Menor “se aplica a todos los niños no nacidos, independientemente de su ubicación”.  Añadió, además: Se aplica a todos los niños, nacidos y no nacidos, sin limitación. No es función de esta Corte elaborar una nueva limitación basada en nuestra propia visión de lo que es o no una política pública sensata. Esto es especialmente cierto cuando, como aquí, el pueblo de este Estado ha adoptado una enmienda constitucional dirigida directamente a impedir que los tribunales excluyan la “vida no nacida” de la protección legal.

 

Porqué nuestro mundo necesita las buenas nuevas del matrimonio.

Imprimir PDF

Por el Padre Shenan J. Boquet – presidente de Vida Humana Internacional

Publicado el 19 de febrero de 2024

 

Hace unos días, el arzobispo Gabriele Giordano Caccia, observador permanente de la Misión de la Santa Sede ante las Naciones Unidas, expresó su preocupación por que “la familia es cada vez más minimizada o incluso denigrada en los foros internacionales”.

El arzobispo Caccia se dirigió a la 62ª sesión de la Comisión de Desarrollo Social de las Naciones Unidas en Nueva York. Señaló que incluso la Declaración Universal de Derechos Humanos de la ONU reconoce que “la familia es la unidad natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a la protección de la sociedad y el Estado”. Como tal, señaló, es “central para el desarrollo social”, y no algo “auxiliar” o incluso “dañino”, como han sugerido muchas personas en los tiempos modernos. El arzobispo citó al Papa Francisco, quien señaló en la encíclica Fratelli Tutti que la familia es “el primer lugar donde se viven y transmiten los valores del amor y la fraternidad, la unión y el compartir, la preocupación y el cuidado por los demás” (Nro. 114).

El arzobispo añadió: Para muchas personas en todo el mundo, la familia no es sólo la primera sino también la única forma de protección social, una comunidad de reciprocidad y cuidado. Los padres son los principales educadores de sus hijos. Las familias suelen ser los defensores más firmes de sus miembros, que de otro modo podrían ser ignorados o considerados una carga para la sociedad. Cada miembro de una familia da y recibe amor, cuidado y apoyo irremplazables. Por esta razón, las políticas sociales deben apoyar a la familia en su papel esencial para lograr la justicia y el desarrollo social.

 

La locura transgénero amenaza a los niños y los derechos de los padres.

Imprimir PDF

Por el Padre Shenan J. Boquet – presidente de Vida Humana Internacional

Publicado el 12 de febrero del 2024

 Los activistas transgénero están enojados con el New York Times, otra vez.

Hace unos días, el Times publicó un extenso artículo de investigación sobre el número de jóvenes que han pasado por una “transición” médica o quirúrgica, pero que posteriormente se arrepintieron de su decisión. Entre las historias que relata se encuentra la de Grace Powell, quien comenzó a cuestionarse si era “transgénero” cuando era una adolescente. Al final, Powell comenzó una “terapia” hormonal a la edad de 17 años, antes de someterse a una doble mastectomía. Sin embargo, al recordar sus tumultuosos años de adolescencia, Powell ahora cuenta una historia inquietantemente común. Ahora se da cuenta de que la idea de que podría ser “transgénero” comenzó a atraerla por primera vez, precisamente en el momento en que estaba atravesando los desconcertantes cambios físicos de la pubertad. “Me sentí tan separada de mi cuerpo y la forma en que se estaba desarrollando me resultaba hostil”, le dijo al Times. En otras palabras, Powell experimentó sentimientos que a menudo afectan a los niños púberes. La diferencia ahora, sin embargo, es que muchos niños se encontrarán con la idea de que, si te sientes incómodo con tu cuerpo, podría ser porque “naciste en el cuerpo equivocado”; que, de hecho, eres del sexo opuesto.

 Cuando Powell se topó con la idea del transgénero, le pareció una posible explicación de sus sentimientos de incomodidad. Sin embargo, en lugar de ayudarla a aprender a abrazar su cuerpo y el sexo que Dios le había dado, los adultos en su vida la alentaron con entusiasmo en su exploración del transgénero. Como ella cuenta ahora, ninguno de los terapeutas u otros “expertos” con los que habló se molestó en explorar la posible causa fundamental de su disforia de género, incluidos los traumas pasados u otros problemas psicológicos. "Ojalá hubiera habido conversaciones más abiertas", dijo al Times, Powell, quien desde entonces ha "destransicionado" y ha abrazado su sexo biológico. "Pero me dijeron que hay una cura y una cosa que puedes hacer si este es tu problema, y esto te ayudará".

 

Poliamor: un ataque a la santidad del matrimonio.

Imprimir PDF

Por el Padre Shenan J. Boquet – presidente de Vida Humana Internacional.

Publicado el 5 de febrero del 2024.


La hermana Lucía, una de las tres videntes de Fátima, dijo al cardenal Carlo Caffarra que la “batalla final” entre el reino de Dios y Satanás sería sobre el matrimonio y la familia. No debería sorprendernos, entonces, que el matrimonio haya sido objeto de tantos ataques en las últimas décadas. Esto incluye la explosión del divorcio sin culpa, el aumento de la cohabitación y el colapso de las tasas de matrimonio, y las incursiones de la anticoncepción, la pornografía, la infidelidad desenfrenada y el llamado “matrimonio” entre personas del mismo sexo. Sin embargo, un artículo reciente en The Atlantic ha confirmado una creciente sospecha mía sobre la repentina explosión de un nuevo ataque al matrimonio o, al menos, un viejo ataque en una nueva forma.

“La clase charlatana tiene una nueva fijación: el poliamor”, comienza el artículo. “Lo que comenzó como un hilo de discurso hace unos años se ha convertido en una verdadera inundación. De hecho, en las últimas semanas, los lectores de los principales periódicos han leído una serie de artículos que claramente buscan normalizar la práctica del llamado “poliamor”, es decir, la práctica de las “relaciones abiertas” en las que las parejas, casadas o que simplemente están juntos, acuerden permitirse mutuamente tener relaciones sexuales con otras parejas. Un artículo reciente en el New York Times, por ejemplo, describe con aprobación los esfuerzos de Molly, una madre de 50 años, con de dos hijos, por “encontrarse” a sí misma a través de una “gran aventura sexual”, que incluye proseguir numerosas relaciones sexuales con otros hombres, a lo que su marido supuestamente consiente. Mientras tanto, el autor de otro artículo en Business Insider afirma que practicar el poliamor de alguna manera “hizo a mi familia más fuerte”. En un artículo reciente del New York Post, una mujer afirma que sólo viviendo con su marido y un novio podrá permitirse una casa. Otro artículo de The Guardian se pregunta si el poliamor es “más divertido” que buscar una pareja con quien sentar cabeza. Mientras que otro artículo reciente en la revista New York Magazine explora, en gran detalle, por qué el poliamor se ha vuelto tan "popular".

“Últimamente el matrimonio ha tenido problemas”, afirma el artículo del New York Magazine, señalando numerosos libros y programas de televisión recientes que presentan el poliamor como parte de la trama. “Dondequiera que mires, las puertas que las parejas cierran detrás de ellos cuando entran al santuario del matrimonio quedan entreabiertas”.

 

El Papa Francisco, preocupado por la actual cultura de despoblación.

Imprimir PDF

Por el Padre Shenan J. Boquet – presidente de Vida Humana Internacional.

Publicado el 29 de enero del 2024.

Aquí está el titular de un artículo reciente en la revista América Magazine: “¿Porqué al Papa Francisco le preocupa la disminución de las tasas de natalidad?”.

El artículo fue escrito en respuesta a los recientes comentarios del Papa Francisco a la Asociación para la Subsidiariedad y la Modernización de las Autoridades Locales (ASMEL), en los que el Santo Padre expresó su preocupación por la disminución de la tasa de natalidad en muchas naciones. En estos comentarios, el Papa hizo referencia a una “cultura de despoblación”. Como lo ha hecho en el pasado, el Papa Francisco vinculó esta cultura a la creciente tendencia en la que las parejas eligen una mascota en lugar de formar una familia. "La gente no tiene hijos; es más fácil tener un perro", dijo a los asistentes a la reunión. Sin embargo, “necesitamos niños. En Italia, España hay necesidad de niños”. “Debemos tomarnos en serio el problema de la natalidad, debemos tomárnoslo en serio porque ahí está en juego el futuro del país, ¿no es así?” añadió. “El futuro está en juego. Tener hijos es un deber para sobrevivir, para seguir adelante. Piensa sobre esto. Este no es un anuncio de una agencia de maternidad, no, no; pero quiero subrayar esto: el drama de la natalidad. Esto debe considerarse muy seriamente”.

 


Pág. 1 de 27

MENSAJE DE PADRE SHENAN BOQUET

Formación Provida Campus Virtual

Importancia de la capacitación provida



VER CURSOS PROVIDA