Redessvida.org

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Inicio

Pongamos a la familia primero (1/3)

Imprimir PDF

Padre Shenan J. Boquet
Presidente
Human Life International


Un par de autores conservadores que escribieron en la revista The Atlantic esta semana destacaron las estadísticas de matrimonio en la clase media de EEUU. “Dramático aumento en la maternidad de mujeres no casadas, el divorcio y la inestabilidad familiar entre la clase trabajadora significan que solo alrededor del 55% de los niños con madres de clase trabajadora alcanzarán los 14 años en un hogar encabezado por dos padres biológicos”, anotaron. Mientras tanto, “solo las minorías de adultos pobres (26%) y adultos de clase trabajadora (39%) de entre 18 y 55 años están casados”.


Los números son algo más saludables entre la clase alta educada de EEUU. Pero el debilitamiento del matrimonio en EEUU significa que la columna vertebral del país se está debilitando. Precisamente detrás de estas sombrías estadísticas matrimoniales, como lo señaló el presentador de Fox News, Tucker Carlson, en un controvertido monólogo reciente de su programa, están “todos los desastres familiares que inevitablemente siguen: más abuso de drogas y alcohol, mayores tasas de encarcelamiento, menos familias formadas en la próxima generación”.




Carlson se ha hecho famoso últimamente por sonar la alarma sobre la crisis en la familia. “Si quieres poner a EEUU primero, tienes que poner primero a sus familias”, concluyó su reciente monólogo. “Un país sin familias sólidas es un país débil”, señaló en otro monólogo reciente, y agregó: “Apoyar el matrimonio y los hijos es la mejor, tal vez la única forma en que los republicanos o cualquiera de nosotros salvemos el país”.


No podría estar más de acuerdo. Nunca me cansaré de citar al Papa San Juan Pablo II sobre este mismo tema: “Como le vaya a la familia, así le irá a la nación y al mundo entero en el que vivimos”.


Sin embargo, como pastor, mi interés y especialidad son menos las grandes soluciones nacionales para el problema nacional, que los pecados individuales y el quebrantamiento que contribuyen al problema nacional. Sin duda, Carlson tiene razón: necesitamos líderes políticos visionarios que puedan diseñar políticas económicas y políticas visionarias que apoyen a las familias. Pero, también necesitamos con urgencia líderes espirituales visionarios que entiendan el alcance del problema, y estén dispuestos y puedan desafiar a sus rebaños para construir y sanar a sus propias familias... una familia a la vez, un día a la vez.


Por eso estoy tan encantado con la publicación de la reciente carta apostólica del obispo Thomas Olmsted, “Complete My Joy” (“Completen mi gozo”, traducción libre). La carta del obispo está dirigida a los “esposos y esposas, madres y padres” de la diócesis de Phoenix, la diócesis del obispo. La carta es un llamamiento sincero a las familias para, haciéndose eco del Papa San Juan Pablo II, “convertirse en más allá de lo que son”.


Hay muchas cosas a las que vale la pena llamar la atención en esta excelente carta. Pero tal vez la mejor de todas, porque es sumamente práctica, son los seis “campos clave de crecimiento” que propone el obispo para fortalecer la vida marital y familiar.


Hace unas semanas, noté el reciente artículo del Dr. John Cuddeback en la revisra First Things, instándonos a centrar nuestras atenciones en la renovación del “hogar”. Es decir, debemos evitar las fuerzas centrífugas de nuestras actividades distraídas, excesivamente ocupadas y con fines de lucro. Sociedad superficial, que parece expulsar constantemente a los miembros de la familia del hogar para que casi nunca se vean unos a otros. En su lugar, debemos unirnos y vivir juntos, para construir nuestra familia en una comunidad auténtica y profunda de personas.


Naturalmente, los lectores podrían preguntar: “¿Pero cómo? ¿Qué puedo hacer hoy para que mi familia y mi hogar sean más amorosos y más sólidos? En los próximos dos artículos de esta serie de tres vamos a presentar esos campos claves y prácticos que propone el Obispo Olmsted en su maravillosa carta.


 

MENSAJE DE PADRE SHENAN BOQUET

Formación Provida Campus Virtual

Importancia de la capacitación provida



VER CURSOS PROVIDA